Una semana escaneando alimentos con las aplicaciones Yuka y MyRealFood

Ambas aplicaciones me han mostrado que casi la mayoría de productos que consumo son poco adecuados

  • Comentar
  • Imprimir
Yuka app
Me dediqué a escanear productos tanto en centros comerciales como en mi alimentación diaria

Cada vez son más los productos que podemos encontrar en un supermercado que son calificados como “ecológicos” o “light”. Las grandes superficies parece estar tratando de responder a quienes tratan de cuidar su alimentación. A modo de ejemplo, se pueden consultar hashtags de Instagram como #alimentacionsaludable y #realfood, con miles de fotos cada uno. No obstante, no siempre es fácil identificar si realmente estos elementos son los adecuados para llevar una dieta saludables. Por este motivo, decidí bajarme las dos aplicaciones de escáner de productos más descargadas del mercado (Yuka y MyRealFood), para empezar a descubrir si los alimentos que consumía eran o no realmente sanos.

Ambas aplicaciones permiten escanear productos de alimentación para poder ver su composición y si se trata o no de un producto saludable. No obstante, se diferencian tanto por sus sistemas de evaluación como por sus funciones. Comencemos con Yuka, la aplicación de estas características que más descargas acumula (más de 5 millones según PlayStore de Android desde que se lanzó en España en el segundo semestre de 2019).

Yuka app opiniones

Yuka es una aplicación desarrollada en Francia en enero de 2017 por tres jóvenes que querían conocer los productos que consumían. Además de alimentos, en ella también se pueden escanear productos cosméticos para conocer su composición.

Usar Yuka es bastante intuitivo. Basta con abrir la app (y por supuesto, conceder permisos a la cámara del móvil) para comenzar a escanear todo aquello que nos rodea. La valoración que proporciona (siempre que el producto esté en la base de datos de la aplicación) es bastante sencilla de comprender hasta para alguien con cero nociones en nutrición como yo: puntúa los artículos sobre 100 y emite un veredicto que puede ser excelente, bueno, mediocre o malo. También desglosa los componentes del mismo: aditivos, grasas saturadas, azúcares...

Con estas nociones, empecé a escanear los productos que suelen componen mi dieta. La Coca Cola diaria de la que todavía no soy capaz de prescindir fue calificada con un 0 de 100. Malo, justo lo que sospechaba aunque no quisiera admitirlo. Con el fin de consolarme, traté de convencerme de que el Bifrutas Tropical Zero que suelo desayunar sí que era sano. Pero tampoco: con una puntuación de 47 sobre 100, este producto calificado como mediocre tira por tierra mis esperanzas de que lo zero significa saludable.

El sistema de evaluación de Yuka ha sido muy cuestionado. Puntúa basándose en un 60% en la calidad nutricional según Nutriscore (escala de cinco colores que van del verde, mejor calidad nutricional, al rojo), en un 30% en la presencia de aditivos y en un 10% en si tiene etiquetado ecológico. La nutricionista Paloma Quintana sostiene: “Muchos expertos no estamos de acuerdo con Nutriscore porque solo considera el valor calórico y el aporte de grasas. Además, algo que me pareció muy grave de la aplicación es que meta en el saco de productos no recomendados a alimentos por su cantidad de aditivos, cuando estos aditivos son totalmente necesarios en productos mínimamente procesados”.

Yuka además ofrece alternativas a los productos peor valorados, mostrando otros alimentos con unos valores nutricionales (en teoría) mejores. Ya no me tengo que ver, por ejemplo, obligada a prescindir de mi tan necesario refresco diario. Según la aplicación, puedo reemplazar mi tradicional Coca Cola por un Fresh Gas Zero de Hacendado que sí tiene una buena calificación (69/100), por no tener ni azúcares ni grasas naturales.

My real food aplicacion
La aplicación ofrece alternativas más saludables a los productos escaneados. Verne

Otro elemento de bastante utilidad es la síntesis que hace a través de un gráfico del total del producto escaneado a lo largo de un mes, que permite en un simple vistazo hacerse una idea de cómo de saludable ha sido nuestra dieta. En mi caso, suspensa: 21 productos mediocres, 9 malos, 8 buenos y 7 excelentes.

Con esta primera experiencia, decidí probar la otra aplicación que está acumulando más descargas en PlayStore (más de 100.000, que a 11 de octubre la sitúa en el top 1 de más descargadas): MyRealFood, del creador del movimiento Realfooding Carlos Ríos.

Este nutricionista lleva dos años impulsando por redes sociales un mensaje en el que aboga por una dieta compuesta por elementos reales, con el mínimo procesamiento posible. El objetivo de la aplicación es, según ha explicado el propio Carlos Ríos a Verne por teléfono, “democratizar el conocimiento a nivel lo más global posible para que tú tengas esta información de cuáles son los alimentos buenos y cuáles no”.

El sistema de evaluación que utiliza la aplicación es NOVA, que clasifica a los elementos por su grado de procesamiento y los divide en comida real (color verde), buen procesado (amarillo) y ultraprocesado (rojo). A este sistema se le incorporan, tal y como explica el propio Ríos, “matices que como dietistas-nutricionistas consideramos”.

Para Juan Revenga, nutricionista que forma parte del equipo de desarrollo de una app de características similares llamada el CoCo, este sistema puede resultar confuso: “MyRealfood toma la nota de NOVA y luego la interpreta a su forma sin decir bajo qué criterios. Me gustaría conocer cuál es este criterio que termina de definir cada una de sus tres notas”.

El CoCo (que toma su nombre de El Consumidor Consciente) se basa tanto en NOVA como en Nutriscore. Recogiendo ambos sistemas de evaluación, pretende acercarse mejor al valor real del producto. Tal y como comentaba El Comidista, esta app recomienda mirar siempre primero el grado de procesamiento para descartar ultraprocesados y, a partir de ahí, usar Nutriscore para encontrar las mejores opciones dentro de cada grupo.

Volviendo a MyRealFood, he podido comprobar que su catálogo aún no es tan completo como el que tiene Yuka. La mayoría de las veces me he quedado con la duda de si el elemento que tenía entre manos era o no saludable, porque todavía no estaba en el registro de productos. Aún con ello, algunos productos que sí están registrados han logrado sorprenderme. Este es el caso de la ensalada césar light de Florette, a la que la aplicación quita su máscara de saludable con un rotundo: ultraprocesado.

Tal y como indica la app, la etiqueta 'light' no siempre significa saludable. Verne

Sin embargo, algo muy atractivo es que esta app ofrece opciones de redes sociales, casi como un Instagram de la alimentación saludable. Dentro de la app, hay grupos según intereses: estilo de vida, familia o motivación son solo alguno de ellos. En estos grupos, cualquier usuario de MyRealFood puede compartir publicaciones (de recetas, por ejemplo), que el resto de miembros de la comunidad puede comentar o calificar con un me gusta.

El grupo con más suscriptores es Recetas Realfooding, con más de 70.000 usuarios. Gracias a él, he podido conocer recetas que me han demostrado que comer saludable no solo es comer un triste plato de quinoa sin nada más. Además, tal y como puedo hacer en Instagram, la aplicación permite guardar los post para consultarlos siempre que quiera.

En el grupo Recetas Realfooding se pueden encontrar multitud de platos tan sanos como apetecibles. Verne

Sin embargo, algo que he aprendido probando tanto Yuka como MyRealFood es que no hay que obsesionarse con ser estrictos con la alimentación saludable. Tal y como afirma la nutricionista Paloma Quintana: “Cuando una app te dice que todo lo que consumes no es adecuado pueden pasar dos cosas: que provoque un estado de alarma que cree frustración o que se pase olímpicamente de cuidarse”. Mario Sánchez, tecnólogo alimentario y divulgador científico en el blog SefiFood, se muestra más optimista con su uso y afirma que: “No podemos dinamitar a una herramienta que puede ayudar a mejorar los hábitos alimentarios de muchas personas de buenas a primeras”.

Mismo producto, distinta calificación

Yuka app fiabilidad

El mismo alimento puede ser calificado como saludable o no en función de la aplicación que se utilice. A esta conclusión llegué tras chocarme con el siguiente ejemplo, el de un pan integral de Bimbo.

En un primer momento, uno puede pensar que este producto es adecuado si se tiene en cuenta que Yuka lo califica con un 54/100, es decir, bueno. Aunque es cierto que menciona que tiene bastante sal y la presencia de algunos aditivos a evitar, destaca que tiene una excelente calidad en fibras y proteínas.

En cambio, MyRealFood lo califica como ultraprocesado. Según este último criterio, el hecho de que tenga harinas refinadas y contenga ingredientes como el aceite vegetal devalúa su calidad nutricional.

Este ejemplo muestra que estas aplicaciones deben ser usadas con cautela. Tal y como sostiene la doctora Nancy Babio, presidenta del Colegio de Dietistas-Nutricionistas de Barcelona: “Se necesita información pero no radicalizar el mensaje con alarmas infundadas. La utilización de estas aplicaciones puede resultar peligrosa para la salud si se sustituye de forma irresponsable por los cuidados que se requieren en cada caso por parte de un profesional sanitario”.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne