Ponemos a un adulto a cocinar el postre ganador de 'MasterChef Junior'

Spoiler: ha sido un completo desastre

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
A la izquierda Paula, de 10 años. A la derecha Pablo, de 28
A la izquierda Paula, de 10 años. A la derecha Pablo, de 28

Paula ha sido la ganadora de la cuarta edición de MasterChef Junior. El menú que le ha valido la victoria a la barcelonesa era arriesgado, con técnicas vanguardistas de por medio. Tiene 10 años y sus platos incluían esferificaciones, plancton, espumas, preparaciones con nitrógeno líquido... ¿Qué ocurriría si un adulto se enfrentara a una de sus creaciones? Lo hemos intentado para que no tengas que hacerlo tú. Con que una persona haga el ridículo, es suficiente. [Puedes ver el experimento completo en tu móvil siguiendo en la cuenta de Instagram verne.elpais, como Instagram Stories]

Capítulo 1: escogiendo plato

El menú con el que Paula se llevó el premio consistía en un tartar de trucha con huevas de kimchi, un risotto de plancton con gamba roja y, para terminar, una versión moderna del corte de helado de nata y fresa. Descarto los dos primeros: ningún vecino me ha querido dejar un poco de plancton de su despensa y el tartar llevaba esferificaciones de salsa kimchi y una espuma de wasabi con la que, directamente, no me atrevía. Por eliminación, he elegido el postre. Y con trampa. La concursante, a la que saco 18 años, hizo shots –unos crujientes congelados– con nitrógeno y, como este no me inspira confianza desde Terminator 2, decido sustituirlos por unos trocitos de helado de fresa y nata casero.

A la izquierda, los contendientes. A la derecha, un primer plano del postre de Paula.

Capítulo 2: los ingredientes

Primera lección del día: MasterChef no es el programa de Arguiñano. En la final, Paula preparaba a la vez los tres platos que tenía que elaborar. Seguir el proceso de cada uno y adivinar cuáles son sus ingredientes es complicado. Mucho. Además, las recetas finalistas no estaban, a la hora del experimento, en la web del programa. Logro dar con ellas en la aplicación del concurso. El corte de helado lleva: nata, azúcar, fresas, mantequilla, huevo, harina, azúcar avainillada, harina de almendra y gelatina en polvo.

Ingredientes para el corte de helado de Paula. Que no cunda el pánico: los Cheetos han sido para picotear

Capítulo 3: el helado

Nada más comenzar el reto final, Paula se lanzó a preparar los helados. Yo la imito: solo hay que batir los ingredientes correspondientes a cada sabor (agua, fresas y azúcar para el de fresas, nata y azúcar para el de nata) y ponerlos en moldes semiesféricos en el congelador. Es tan sencillo que añado un plus de dificultad: si la ganadora de MasterChef tenía dos horas para elaborar tres platos, ¿podré yo en una hora y media terminar su postre?

A la izquierda, batiendo al ritmo de 'Chocolate'. A la derecha, el inicio del cronometraje.

Capítulo 4: el crumble

En el postre de Paula, el helado va sobre un crumble –una masa arenosa de harinas de trigo y almendra– en vez de ir entre barquillos. Esa masa es lo que toca preparar mientras el helado se enfría y, como siempre, amasar es lo más divertido de la cocina, porque hay que pringarse las manos. Lo malo es el tiempo: hemos retransmitido la receta por Instagram Stories (si eres rápido, puedes verlo en nuestro canal) y utilizar el móvil con las manos llenas de mantequilla es complicado.

La masa, antes de mezclar los ingredientes y después.

Capítulo 5: el baño del helado

Y aquí es cuando todo se derrumba. Debido a que el helado ha tardado mucho en congelarse y el crumble en hacerse, la hora y media que me había dado para hacer la receta se ha esfumado. Aún así, seguía pensando que el postre me iba a salir bien, aunque tardara más de lo esperado. Pero no: las semiesferas de fresa y nata tienen que bañarse con un almíbar con gelatina para que, ni descongelándose, se desparramen por el plato. Como pudo verse en el programa (a partir del 1:19:00 en el vídeo, abajo) la propia ganadora se vio en problemas en este punto.

La concursante perdió dos de sus semiesferas al intentar bañarlas. Yo solo he podido salvar una de las ocho que he preparado. Las demás se han roto o deshecho por el camino.

A la izquierda, las semiesferas desmoldadas. A la derecha, el intento de bañarlas en gelatina

Capítulo 6: emplatado y veredicto

Paula contaba con dos horas para realizar sus tres platos. En ese tiempo, no he sido capaz ni de hacer correctamente el postre. Aunque el sabor no ha sido malo, la presentación, tras el destrozo de las semiesferas –y a pesar de haber hecho un crumble aceptable– ha sido lo que El Comidista llama una pinstruosidad. Si se me hubiera caído al suelo, hubiera quedado mejor presentado.

Estabas advertido desde el subtítulo: un desastre.

Como no tenía muy claro si comerme el resultado o guardarlo para exponerlo en ARCO, he decido consultar a un jurado. Anabel Bueno, community manager de Verne, y Clara Valero, mi compañera de piso, me dan su veredicto: si existieran delitos por el sabor, yo estaría en la cárcel. Por ganar MasterChef, Paula se ha llevado de premio un curso en una de las escuelas de cocina más prestigiosas. Yo me conformaría con unas lecciones impartidas por Paula.

Y qué bien decidido.

A continuación puedes ver, paso a paso, cómo fue el enfrentamiento con el corte de helado de Paula, publicado originalmente en las stories del Instagram de Verne.

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verne!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne