Los mexicanos que ya viven la pandemia en el extranjero: “Quédense en casa, nos va a matar el egoísmo no el coronavirus”

Desde China, Corea, España, Italia y Estados Unidos estos mexicanos cuentan cómo están protegiéndose contra la enfermedad

  • Comentar
  • Imprimir
De izquierda a derecha, los mexicanos Carlos Miguélez, Teresa Rodríguez de la Vega, Brenda Navarro y Manuel Iris
De izquierda a derecha, los mexicanos Carlos Miguélez, Teresa Rodríguez de la Vega, Brenda Navarro y Manuel Iris

Alejandra, Carlos, Brenda, Manuel, Teresa y Alfonso son mexicanos en el extranjero que estos días viven dos realidades a la vez. Una, la de los países donde residen y otra, la que ven a través de internet y redes sociales preocupados por México, a miles de kilómetros.

[Así evoluciona la curva del coronavirus en Colombia, México, Chile, Brasil y el resto de Latinoamérica]

Como si vinieran del futuro, todos ellos recomiendan a quienes están en la primera fase de la enfermedad que no se confíen y tomen en serio las medidas de prevención del contagio: lavarse las manos, llevar cubrebocas, usar guantes, gel antibacterial y evitar los lugares concurridos. Por el momento, México tiene 164 contagios, todos ellos importados. “Les pido a mi familia y amigos que lo tomen en serio, que se queden en casa. Estoy viendo muchas fotos en redes sociales de gente que se ha ido a la playa, a conciertos… No es ninguna broma”, dice Manuel Iris, yucateco residente en Cincinnati, Estados Unidos. Actualmente en el país donde reside hay más de 13.000 casos confirmados.

“Yo y mi familia hemos tratado de salir de casa lo menos posible”, dice Alejandra Piña, de 39 años desde Gyeonggido, Corea del Sur. Esta mexicana de Zacatecas vive desde hace dos años en uno de los países más afectados por la pandemia con 8.565 casos confirmados. “Todo se canceló de inmediato cuando empezaron los primeros casos: eventos, universidades, restaurantes... A mucha gente le dieron vacaciones forzadas dos meses”, dice Piña.

Alejandra Piña en Corea del Sur

Carlos Miguélez desde Madrid reconoce que al principio de la crisis era "escéptico". Después de varios días encerrado en su casa reconoce que el mayor riesgo no es que la gente joven se contagie, sino contagiar a los demás. “Sin saberlo puedes estar poniendo en peligro la salud de la gente mayor o quienes reciben quimioterapia. Si no tenemos disciplina, estamos contribuyendo a que muera gente”, reconoce Miguélez, director de la revista digital Espaciomex.com. En eso coincide Manuel Iris: “Me preocupa la falta de empatía, somos muy egoístas. Nos va a matar el egoísmo, no el coronavirus”, dice este profesor de 36 años.

“En España se declaró el estado de alarma, se están cancelando vuelos, cierre de fronteras terrestres. Solo podemos salir a la calle para conseguir medicinas, alimento o ir al médico”, cuenta la escritora Brenda Navarro. En pocos días, el número de casos en España se multiplicó muy deprisa y llega casi a los 18.000 contagios, cuarto país más afectado por la enfermedad solo por detrás de Italia, Irán y China.

En este último país vive desde hace 15 años Alfonso Araujo. Él conoce bien el comienzo de la enfermedad, después de 44 días de confinamiento, ha empezado a recuperar su vida normal tras una dura cuarentena. “Primero hubo restricción de movilidad en trenes y carreteras, hasta llegar a restricción dentro de las mismas ciudades. En público se hizo extenso el uso de mascarillas y el gobierno colocó sanitizantes en aerosol o en gel en miles de edificios y transporte público. Las entradas y salidas a los complejos habitacionales y a cualquier edificio público se hacía con controles de temperatura y hacia el final de la cuarentena se expidieron códigos de salud en varios colores para permitir la movilidad”, dice Araujo, desde Hubei, la provincia donde está la ciudad de Wuhan, donde se registraron más muertes en China.

El mexicano Alfonso Araujo en China

En Italia, el segundo país más afectado por el coronavirus, se superan los 40.000 contagios. Teresa Rodríguez de la Vega, también desde el aislamiento, explica que es importante mantenerse en casa. “Una situación como esta saca lo peor y lo mejor de la gente”. Reconoce que al principio había muchas compras de pánico y muestras de racismo pero después de unos días la gente ha tomado conciencia. “La gente ha hecho un ejercicio de empatía de cuidar a los otros, algo hasta ahora inédito”, dice esta profesora de la UNAM que llegó hace un año a Roma.

“Lo que están haciendo los italianos es no perder el contacto social, el cara a cara de manera responsable. Estar en casa no quiere decir que vivas un encarcelamiento, de obediencia ciega a un estado policial. No es una situación de pocos días, hay que lograr tomar el sol en la cara y no estar solos”, dice Rodríguez de la Vega.

Brenda Navarro cuenta que en su familia intentan separar los tiempos para el trabajo y el ocio aunque sea complicado, mientras Carlos Miguélez explica a Verne que procura no dejar de hacer deporte aunque sea dentro de casa. “Creo que el encierro empieza a afectar mi salud mental”. El periodista inventó con sus amigos formas para seguir en contacto. “El otro día nos juntamos por skype cada uno en su salón para tomar una cerveza virtual”, dice Miguélez.

Mirando al futuro

Todos ellos reconocen estar preocupados por México y sus familias cuando crezca la pandemia. Teresa Rodríguez de la Vega cree que está habiendo “falta de sensibilidad” por parte del Gobierno para prepararse para lo que viene. Hasta el momento, México solo ha cerrado los colegios y las universidades públicas. “Creo que estas medidas son alarmantes por la falta de comunicación coherente de la gravedad de la epidemia, y la aparente ausencia de observación de los casos paradigmáticos de China, Corea e Italia”, dice Alfonso Araujo.

Carlos Miguélez quien aclara que votó por el actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, no repara en criticar las actitudes que está teniendo el mandatario. “Está siendo negligente por los baños de multitudes que se ha dado y los vuelos que ha tomado. Las concentraciones son un foco y las personas que están en política tienen que poner el ejemplo”, dice el periodista.

“El presidente debería decir que es un tema de salud pública y proponer ayudas económicas para la gente que vive al día”, opina Manuel Iris, a lo que Brenda Navarro agrega: “Hay que poner todos los servicios de salud privados y públicos al servicio de las personas y destinar un presupuesto para tal”, dice la escritora. "Ojalá esto cambie pronto, y por pronto quiero decir hoy mismo. No hay tiempo que perder”, recalca Alfonso Araujo desde China.

Si quieres saber más...

...En esta guía de actuación frente al coronavirus puedes encontrar respuestas para saber qué hacer ante la sospecha de padecerlo, cómo prevenirlo el o cómo actuar si se está infectado.

...Aquí puedes seguir la progresión del virus en el mundo.

...Para entender cómo se reproduce y contagia el Covid19, aquí puedes leer una guía explicativa.

... Objetivo número uno: aplanar la curva del coronavirus.

...Si te han mandado trabajar desde casa y no estás acostumbrado, aquí una lista de estiramientos para que tu cuerpo no lo resienta.

...Puedes seguir la última hora sobre el coronavirus en el directo de EL PAÍS.

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Entra en El País para participar

Lo más visto en Verne