De Erasmus en el confinamiento español

Hablamos con estudiantes extranjeros sobre su experiencia estos días en otro país y lejos de sus familias

  • Comentar
  • Imprimir
 Emanuele Pantano, Anna Kawalec y Renata Caporale, de izquierda a derecha, son tres de los Erasmus que se encuentran confinados en España
Emanuele Pantano, Anna Kawalec y Renata Caporale, de izquierda a derecha, son tres de los Erasmus que se encuentran confinados en España

España es el país que más alumnos de Erasmus recibe al año: este curso, son más de 51.000 los estudiantes que tenían previsto permanecer entre seis meses y un año en diferentes ciudades, según el informe anual Erasmus+ de 2019. Estos días, muchos están encerrados en pisos compartidos o residencias, pendientes del futuro de sus estudios. Por ahora, con el cierre de las universidades decretado por el Gobierno hasta nueva orden, es incierto. Algunos erasmus han decidido volver a sus países de procedencia, pero otros muchos, temiendo expandir el virus, han tomado la decisión de permanecer.

Hasta el momento, las instituciones internacionales están dando libertad de decisión. La Comisión Europea anunció la semana pasada que todo estudiante que quiera renunciar a su beca lo podrá hacer sin perjuicio para su año lectivo, mientras que el que decida quedarse mantendrá su estatus como hasta ahora. La pelota está en el tejado de las organizaciones locales como el Servicio Español para la Internacionalización de la Educación (Sepie), que en este momento ha decidido aplicar las directrices europeas apoyándose en la cláusula de fuerza mayor prevista en el convenio.

Algunas organizaciones como Erasmus Student Network han creado en su página web una sección especial con toda la información útil relacionadas con el coronavirus que dan las autoridades sanitarias. “Las asociaciones locales han estado realizando acciones para mantener entretenidos a los estudiantes y crear comunidad, aunque sea online”, cuenta a Verne el presidente de ESN, Juan Rayon. Han hecho conciertos desde las terrazas, clases de gimnasia por Instagram y algunos vídeos de recetas de cocina estas semanas.

Anna Kawalec, de 23 años. Estudiante polaca de Erasmus en Murcia

Ana Kawalec fue a estudiar a Cartagena desde Cracovia. Imagen anterior al confinamiento

Hace un mes, Anna Kawalec llegó a Cartagena a iniciar su Erasmus. Escogió España por la cultura y la forma en la que viven los españoles. “Vivo con tres compañeros españoles que me han mostrado lo encantadora que es Cartagena”, dice, al tiempo que trata de llevar una rutina muy parecida a la que tienen los locales. Está estudiando un máster en Marketing en la Universidad Politécnica de Cartagena y ha decidido empezar a preparar ya su tesis. Es de Cracovia, donde los casos de coronavirus son muy pocos, y ella no querido arriesgarse volviendo a su casa. “Es más seguro que me quede encerrada aquí”, dice. Kawalec trata de sacarle el lado positivo a una situación difícil: “Estoy haciendo mi mayor esfuerzo por mantenerme saludable y no entrar en pánico”. Para ello, dedica su tiempo a alguna de las muchas clases de yoga que se están impartiendo estos días de manera online y trata de aprender algo de cocina a través de los directos de sus influencers de referencia. Pero, por encima de todo intento de evasión, prevalece el deseo de que todo vuelva a la normalidad para seguir disfrutando de la experiencia: “Ningún estudiante de Erasmus quiere volver a su casa y que se cancele el programa”.

Emanuele Pantano, de 22 años. Estudiante italiano de Erasmus en Sevilla

El italiano Emanuele Pantano está estudiando en Sevilla

Pantano llegó en septiembre del año pasado a España. Quería aprender a vivir de otra manera en un país diferente al suyo y aprender otro idioma. En Sevilla está estudiando Traducción e Interpretación en la Universidad Pablo de Olavide. Desde que se decretó el estado de alarma, nunca pensó en volver a Turín. “La llegada del virus ha empeorado la situación en mi ciudad y no quería arriesgarme a contagiar a mi padre y a mi abuela”, dice.

Ahora pasa sus días metido en redes social o haciendo videollamadas, ya que vive solo. “Me siento solo porque estaba acostumbrado a salir todos los días”, cuenta Pantano. Su vida ha cambiado de repente y todavía no sabe cómo llevarlo: “No he creado una rutina estos días, a veces no tengo hambre ni sueño”. Espera que pueda volver a la normalidad pronto, o por lo menos aprender a aceptar mejor estar solo y lejos de su familia. “Mis padres están de acuerdo conmigo en que lo mejor es que me quede”, dice. Y añade resignado: “Sinceramente, los días son muy pesados porque sé que están muy preocupados por mí, y yo por ellos, pero no creo se pueda hacer mucho”. Está muy confundido porque dice que las autoridades en Italia no le han dado ningún certeza sobre su situación: “Las autoridades en Italia me han dicho que tengo la posibilidad de volver, pero que no es obligatorio y ya no estoy seguro sobre lo que debo hacer”, acepta desmotivado Pantano.

Andrea Durán Leyva, de 21 años. Estudiante mexicana de Erasmus en Santiago de Compostela

Andrea Durán Leyva, que estudia su Erasmus en Santiago de Compostela, en una foto tomada antes del confinamiento

Andrea Durán lleva dos meses en España en un programa de Erasmus internacional que ofrece la Universidad de Santiago de Compostela. Decidió dejarlo todo porque necesitaba un nuevo comienzo. Es estudiante de Psicología y ahora que le han cancelado sus clases entretiene el tedio de la monotonía leyendo, haciendo ejercicio y bordando ropa. “Cuando esto termine, quiero ir a Ámsterdam porque amo a Van Gogh, y a Málaga para ver sus playas”. Los padres de Durán han estado muy tranquilos con toda la situación a pesar de las preocupantes noticias que llegaban desde el país que está alojando a su hija. “Vivo en piso compartido con otras tres mexicanas y nos hacemos compañía”, dice Durán. Nunca le pidieron que volviera: “He conocido amigos que serán para siempre y quiero venirme a vivir a España, pase lo que pase con el erasmus”, zanja.

Renata Caporale, 22 años. Estudiante Italiana de Erasmus en Madrid

Renata Caporale, que decidió quedarse en Madrid para no contagiar a su familia, en en una foto tomada antes del confinamiento

Renata Caporale tiene orígenes nigerianos y británicos, pero ha pasado toda su vida en Italia. “Elegí Madrid porque he estudiado español desde que tenía 12 años y quería saborear una cultura que me fascina y terminar mis estudios de Lengua y Literatura”, dice. Al igual que muchos otros compañeros, no se planteó volver a su país para no correr el riesgo de contagiar a su familia. “Todos los días hablo con mi familia en Italia y nos damos fuerza en este momento de incertidumbre que estamos viviendo en ambos países”, dice Caporale que vive en una residencia universitaria donde, dice, nunca se aburre. Ha aprovechado estos días para ponerse al día con sus estudios y jugar baloncesto.

“Mis padres confían en mi decisión de quedarme y saben que lo estoy haciendo por ellos y por el bien de los demás”, explica. “He escuchado de algunos estudiantes italianos que decidieron regresar a sus casas y después no los dejaron volver a España. Al final tuvieron que renunciar al resto del Erasmus”, dice. Caporale que espera poder terminar sus estudios en Madrid y seguir disfrutando de la que, dice, es la mejor experiencia de su vida.

Inês Filipa, de 26 años. Estudiante portuguesa de Erasmus en Barcelona

La portuguesa Inês Filipa

A Inês Filipa se le presentó la oportunidad de trabajar en España en un proyecto de investigación para personas mayores con discapacidad intelectual que no existe en su país de origen, Portugal. Lleva seis meses en el país y nunca ha pensado en regresar. Antes de estallar la crisis del coronavirus, cuenta, no era raro verla en la calle con los amigos que ya tiene en España. Precisamente por eso, la espera en casa se le está haciendo eterna: “Estoy aprovechando para hacer mi tesis, ver series y hacer ejercicio con mis tres compañeros de piso. Mi madre nunca me dijo que volviera, y tengo claro que si estoy aquí tengo que seguir las reglas del Gobierno de España”.

Espera que su proyecto no se cancele o que, si finalmente eso ocurre, le convaliden al menos todo lo que ha trabajado durante estos meses. “Estoy gastando dinero todos los días y no sé qué va a pasar con el proyecto si tengo que quedarme más tiempo del que tenía planeado”, dice Filipa, a quien le preocupa su situación económica si esta situación se alarga.

***Si eres estudiante Erasmus y tienes algún problema o duda La red de Representaciones y Consulados mantiene abiertas las 24 horas los teléfonos de emergencia de la unidad de crisis: (+34) 913948900, además de contar con las publicaciones actualizadas en redes sociales.

Para saber más

... Preguntas y respuestas sobre el coronavirus: desde sus síntomas a sus posibles efectos sociales y económicos.

... En esta guía de actuación frente al coronavirus puedes encontrar respuestas para saber qué hacer ante la sospecha de padecerlo, cómo prevenirlo el o cómo actuar si se está infectado.

... Aquí puedes seguir la progresión del virus en España actualizada y aquí, en el mundo.

...Te proponemos ideas para pasar mejor el tiempo que estés en casa: ejercicio, música, cultura sin salir del salón.

... Si te han mandado teletrabajar y no estás acostumbrado, aquí tienes unos consejos de personas que llevan años haciéndolo.

... ¿Te llegan muchos chistes y memes sobre el coronavirus? Para qué sirve el humor en un momento como este.

... Ideas y proyectos que buscan cómo frenar la curva.

... Puedes seguir la última hora sobre el coronavirus en el directo de EL PAÍS.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Entra en El País para participar

Lo más visto en Verne