Por qué seguimos mandándonos memes y chistes aunque el coronavirus sea un peligro

El humor es un mecanismo para enfrentarnos a la angustia y a la incertidumbre

  • Comentar
  • Imprimir
¿Nos sigue haciendo gracia este bicho? Imagen de El Joker (editada, como es obvio)
¿Nos sigue haciendo gracia este bicho? Imagen de El Joker (editada, como es obvio)

Hay chistes de padres consternados ante los cierres de colegios en Madrid, sobre los aprovisionamientos en supermercados, sobre lavarse las manos, sobre mascarillas, sobre la cuarentena y, también, sobre la muerte. Se envían por WhatsApp, se comparten en redes y se publican en medios satíricos como El Mundo Today. En España, en Estados Unidos, en Vietnam, en Irán, en China y también en Italia.

Coronavirus. Vaticano: "La comunión se dará con Just Eat".

Mierda, este virus está convirtiendo a toda la gente en palomas.

Es un hecho: hay miles de chistes sobre el coronavirus. Pero también más de cientos de miles de personas enfermas y miles de fallecidos en todo el mundo (aquí puedes seguir la información en directo). Aunque parezca paradójico, no es tan raro que en medio de una situación preocupante y con el virus ya en nuestro país, sigamos enviando memes por WhatsApp y publicándolos en Twitter e Instagram. Como explica José Ramón Ubieto, psicólogo y profesor en la Universitat Oberta de Catalunya, uno de los problemas de la epidemia es la angustia provocada por la incertidumbre: “El humor es una estrategia para soportar esta incertidumbre y para hacer cada vez más familiar lo incierto y lo extraño”.

El recurso al humor como arma contra nuestros temores explica que se sigan compartiendo memes y chistes, en muchos casos a costa de nuestros propios miedos. También ayuda a comprender que una cuenta paródica como el perfil del Coronavirus haya sumado más de 650.000 seguidores en cuestión de semanas con mensajes como “¿quién ha conseguido que no se hable de Cataluña?”.

Ubieto recuerda que en estos casos el humor funciona como “un mecanismo colectivo”. Es decir, es útil en general, pero puede haber gente a quien le resulte desagradable leer chistes sobre la epidemia, sea por su propia sensibilidad o porque les toca de cerca. El psicólogo contrapone esta función del humor a otras posibles reacciones a la incertidumbre, menos eficaces y menos interesantes, como “la angustia paralizante y la búsqueda de un chivo expiatorio, como pasó al principio con la población china”.

Humor negro y crueldad

Todo esto no quita que se pueda caer en la crueldad: el humor negro no siempre consiste en una sofisticada ironía, sino que a veces puede ser solo una burla de quien lo está pasando mal. Eso sí, en Ja, la ciencia de cuándo nos reímos y por qué, el neurocientífico Scott Weems explica que la intención de quien cuenta uno de esos chistes no suele ser la de comportarse como alguien malvado.

Según Weems, casi nunca reímos por crueldad, sino porque estos chistes provocan “reacciones emocionales complejas” que incluso pueden ser contradictorias. Cuando nos reímos del coronavirus, no solo estamos liberando tensión e intentando relajarnos, sino que también estamos intentando poner en perspectiva nuestras preocupaciones. Nos vemos desde fuera y podemos intentar evaluar hasta qué punto nuestros temores están fundados, por ejemplo, y si realmente necesitamos acumular papel higiénico y toneladas de arroz en casa, incluso aunque no tengamos muy claro qué puede pasar mañana. Es, escribe Weems, “una forma de enfrentarnos a nuestras emociones”.

El humor puede ayudarnos precisamente a tomar distancia con nuestros problemas. Como escribe el filósofo John Morreall en su libro Comic Relief (Alivio cómico), el humor se basa en gran medida en la “desconexión emocional”, un mecanismo psicológico que nos ayuda a tomar distancia para reírnos y que nos ayuda a ver las cosas con una perspectiva diferente y, por lo general, enriquecedora. Coincide Ubieto, que explica que el humor “permite tomar cierta distancia”.

Weems también cita estudios que muestran que la risa puede ayudarnos a lidiar con las dificultades: las personas que las sobrellevan mejor -sean discapacidades o muertes cercanas, por citar dos ejemplos- suelen mostrar también una mayor tendencia a usar el humor como mecanismo de superación. Ubieto apunta que es más difícil aplicar este mecanismo a asuntos graves que nos afectan muy directamente, pero explica que, por lo general, “nos ayuda en toda circunstancia”. La risa no banaliza, sino que nos ayuda a enfrentarnos a un asunto serio y a dar sentido a algo que nos puede parecer "un sinsentido", como la propia irrupción de la epidemia del coronavirus.

Además, la comedia y la sátira pueden prosperar en tiempos complicados. La filósofa Alenka Zupančič recuerda en su libro The Odd One In (que quizás se pueda traducir como "El extraño" o "El que sobra") que la comedia suele pasar por buenos momentos en épocas de crisis, incluidas (con todas las reservas), las dictaduras, al ser una forma de resistirnos a vernos solo como víctimas.

Para saber más...

...En esta guía de actuación frente al coronavirus puedes encontrar respuestas para saber qué hacer ante la sospecha de padecerlo, cómo prevenirlo el o cómo actuar si se está infectado.

...Aquí puedes seguir la progresión del virus en España actualizada y aquí, en el mundo.

...Si tienes niños en casa estos días, te ofrecemos 42 ideas fáciles y gratuitas para que se entretengan.

...Y aquí te damos opciones de libros, películas, teatro y hasta festivales de música gratis que se están organizando estos días para estar entretenido sin salir de casa.

...Si te han mandado teletrabajar y no estás acostumbrado, aquí tienes unos consejos de personas que llevan años haciéndolo.

...Puedes seguir la última hora sobre el coronavirus en el directo de EL PAÍS.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Entra en El País para participar

Lo más visto en Verne