La tostada de aguacate como metáfora de la situación económica de los jóvenes

El comentario de un columnista australiano ha despertado un debate sobre por qué la generación 'millennial' no puede prosperar financieramente

  • Comentar
  • Imprimir

A los millennials se les acusa de muchas cosas: de ser apáticos sobre los problemas del mundo, de no saber socializar más que a través de una pantalla y también de no tener un plan para su futuro. Bernard Salt, un afamado columnista australiano comparte esta última creencia, según una de su reciente columna en el diario Australian. El comentarista está particularmente sorprendido por el hábito de los jóvenes australianos de comer pan tostado con aguacate por 22 dólares: “¿Cómo pueden gastar en esto? Esos 22 dólares bien podrían ahorrarlos para el enganche [entrada] de una casa". Estas afirmaciones han despertado un debate en Australia sobre qué tan responsables son los jóvenes de su propia precariedad económica.

En Twitter, los jóvenes no tardaron en responder con un toque de sarcasmo al comentario.

Bernard tiene razón. Si los jovenes quieren una propiedad deben dejar de comer aguacate machacado y comerse a los ricos.

Si salgo a desayunar es porque ni siquiera estoy cerca de poder dar un enganche para una casa, incluso si no fuera a desayunar. Así que cállate y toma mi dinero de la renta.

Incluso si dejara de tomar café y jamás ordenara un pan tostado con aguacate, me tomaría 30 años ahorrar para un enganche de 80.000 dólares.

El pan tostado con aguacate es mucho mejor que se propietario de un inmueble de todas formas.

Esta mañana me salté el desayuno de pan tostado con aguacate. Estoy emocionado de que podré comprar una casa la próxima semana.

Dejé de comer aguacate machacado y ahora soy dueña de un castillo.

Acabo de escuchar que hay gente que es dueña de una casa Y come aguacate machacado.

Un departamente de una habitación en Sydney ha duplicado su precio en tres años. Claro, claro, claro.

¿Acaso el aguacate machacado es el culpable de la crisis inmobiliaria?

El debate incluso llegó al parlamento australiano, donde un senador preguntó su opinión al Secretario del Tesoro mientras sostenía un aguacate. El funcionario solo bromeó: “Lo que me gustaría discutir es el precio exorbitante del café en Melbourne”.

No todos lo tomaron a broma. La abogada y comentarista australiana Brigid Delaney argumentó en su columna en The Guardian que la situación económica actual hace casi imposible que un joven pueda adquirir una propiedad:

Los precios de las casas en Sydney se han catapultado mucho más allá de lo que han aumentado los precios del aguacate, el queso feta (que también va en el pan tostado) y el pan. El precio promedio de una residencia es de un millón de dólares australianos (770.000 dólares estadounidenses). Tendrías que ahorrar 200.000 dólares australianos (equivalente a unas 10.000 panes tostados con aguacate) para dar un enganche del 20% de un lugar no muy grande, ni muy bonito. Por esta razón, el brunch se ha vuelto el opio de las masas. No comemos brunch en lugar de comprar casas, lo hacemos porque no nos alcanza para comprar una.

Los jóvenes australianos no son los únicos que se ven obstaculizados por la situación económica de sus países. Según una encuesta de la plataforma de asesoría financiera Credit Karma, las personas de entre 18 y 34 años en Estados Unidos tienen ambiciones muy similares a las de los baby boomers (aquellos nacidos entre 1946 y 1964). Al 88% le gustaría ser dueño de su departamento en lugar de rentar, al 83% les gustaría casarse y el 75% tener hijos. ¿Por qué no lo han hecho aún? La gran mayoría dijo que no podía costear ninguna de estas cosas por el momento.

Salt, quien inició la polémica, no se ha tomado muy en serio los argumentos de los jóvenes en su país. En su Twitter ha compartido una foto de él disfrutando de un pan tostado con aguacate y otra de una gorra con la leyenda Haz que el aguacate aplastado vuelva a ser costeable, en alusión al eslogan de campaña de Donald Trump Haz que Estados Unidos vuelva a ser grandioso.

Aguacate machacado con queso feta en pan tostado en el café Raw Energy por 14,50 dólares. ¡Yo también puedo hacer esto!

Me postularé como candidato a la presidencia de la nación hipster.

¿Por qué el pan tostado con aguacate?

Este platillo se popularizó en San Francisco desde 2014 como alternativa al pan con mermelada o mantequilla como desayuno o almuerzo, según un artículo de la revista Pacific Standard. Es una de las variantes preferidas en el boom de los panes tostados en esa región de California, en la que en vez de un emparedado completo, los restaurantes y cafés sirven una rebanada de pan con algo encima, casi siempre muy gourmet.

Esta moda se esparció a otras partes de Estados Unidos, especialmente en Nueva York, donde el restaurante Café Gitane de Manhattan y la actriz Gwyneth Paltrow (a través de su libro de cocina) la colocaron en los reflectores culinarios, según un artículo de la revista New Yorker. A partir de entonces se consume en otros países como Reino Unido y Australia. El trend aún no llega a México, pero desde hace mucho tiempo disfrutamos de nuestra versión: la torta de aguacate embarrado.

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne