Hay vida más allá del solitario: juegos de mesa a los que puedes jugar solo

Y aun así, no siempre ganarás

  • Comentar
  • Imprimir
Bandido es uno de los juegos para los que no necesitamos a nadie
Bandido es uno de los juegos para los que no necesitamos a nadie

Los juegos de mesa son una buena forma de solucionar tanto una mañana aburrida de verano como una lluviosa tarde de invierno. El problema es que, por lo general, para jugar se necesita algo más que un juego y ganas de jugarlo. También se requieren compañeros, y estos no vienen incluidos en la caja. Sin embargo, aquellas personas que no logren engañar a nadie para tirar los dados en compañía –y los hijos únicos– lo tienen cada vez más sencillo: muchos juegos de tablero permiten jugar partidas en solitario igual o más divertidas que con amigos.

El tablero contra ti

En vez de machacar al resto de participantes, en los juegos de mesa colaborativos todos los jugadores tienen un objetivo común y compiten únicamente contra el tablero para ganar –o perder– al unísono. Y como el contrincante es el juego, un solo jugador puede batirse contra él, bien controlando un solo personaje o haciendo el papel de varios personajes simultáneos.

Pandemic es un clásico de los juegos colaborativos en el que los personajes deben luchar contra epidemias que se propagan por el mundo. Cada personaje cuenta con unas habilidades específicas y consiguen la victoria si logran descubrir la cura de cuatro enfermedades. Mientras los jugadores se mueven por el tablero intentando conseguir las cartas necesarias para elaborar la cura, las enfermedades se irán propagando. Devir

Algunos de los juegos colaborativos más conocidos son Pandemic, en el que los jugadores deben controlar enfermedades que aparecen por todo el planeta; el juego de supervivencia Robinson Crusoe o la serie Arkham Horror Files, inspirada en los Mitos de Chtulhu de Lovecraft. Puede parecer sencillo derrotar a un trozo un trozo de cartón en forma de tablero, pero no lo es: en la mayoría de estos juegos es más común perder que ganar. Y ahí está lo divertido.

La Mansiones de la locura, de la serie Arkham Files, los investigadores deben resolver un misterio consiguiendo pistas por el mapa mientras intentan que las fuerzas malvadas que llegan de otras dimensiones no les eliminen o les vuelvan locos. El tablero se forma con pequeños módulos y cambia según el misterio a resolver, y este interactúa con los usuarios a través de una aplicación para móvil u ordenador.

Recursos por doquier

El boom que han tenido los juegos de mesa durante los últimos años se debe en gran medida a la popularidad de los eurogames, juegos de escasa narrativa y corta duración donde la mecánica y la estrategia son los elementos fundamentales. Y, entre los eurogames, la tipología más común es la de los juegos de gestión de recursos, donde el jugador debe obtener materias primas que después puede invertir en mejoras que le permitan, a su vez, recolectar más materias primas.

En Caverna los jugadores son enanos que deben mejorar sus cuevas, aumentar la población, recolectar materiales y recursos, criar ganado... Como en la mayoría de los eurogames, al final de la partida los recursos se contabilizan como "puntos de victoria", por lo que el objetivo de los eurogames en solitario es intentar superar nuestros récords personales de puntos de victoria.

El juego de recursos más conocido es, con mucho, Catán, pero no tiene modo para un jugador (aunque sí su versión de dados). Sí lo tienen otros clásicos del género como Agrícola, Caverna, Le Havre o el novedoso Scythe, de temática retrofuturista

Scythe tiene una de las dinámicas más clásicas de los juegos de recursos, el "4x". Esto significa que el jugador tiene cuatro acciones diferentes para realizar en su turno, y no podrá repetir la acción escogida en el turno siguiente.

Series de televisión, en formato cartas

Los living card games (juegos de cartas vivientes) son similares en mecánica a los juegos contra el tablero: el jugador tiene que resolver una misión o historia –en este caso valiéndose de un mazo de cartas– en un determinado número de turnos, mientras el propio juego va poniendo obstáculos a los personajes.

Arkham Horror está inspirado en los Mitos de Chtulu de Lovecraft y forma parte de la serie de juegos Arkham Files. En España solo han salido dos “temporadas”: la caja básica y el Legado de Dunwich, que ha agotado existencias y actualmente es casi imposible de encontrar en tiendas.

Estos juegos poseen una gran narrativa y, en ocasiones, la historia es más importante que el juego en sí. Funcionan de forma similar a las series de televisión: la caja básica de los juegos posee lo que podría considerarse una "primera temporada", con un número de historias a las que jugar que hacen las veces de capítulos. Cada cierto tiempo, se publican nuevos sets de cartas con más "capítulos". Algunos de los más conocidos son El Señor de los Anillos, Arkham Horror LCG y Pathfinder.

En El Señor de los Anillos, ambientado en el universo de Tolkien, el jugador crea uno o dos mazos (depende de si quiere jugar con uno o dos personajes) con diferentes héroes y cartas de equipamiento para enfrentarse a una misión. La caja básica incluye tres misiones, y hay más de 50 misiones adicionales para comprar en forma de expansiones.. Fantasy Flight

Tú construyes el tablero

Como la mayoría de los juegos de naipes son para más de un jugador, el que quería entretenerse a solas con una baraja acababa haciendo castillos. Hay juegos en solitario en los que, directamente, las cartas sirven para construir: cada naipe es un fragmento de escenario que los jugadores deben ir uniendo.

Tras el éxito del Saboteur clásico, pensado para más de tres jugadores, los creadores publicaron Saboteur: el Desafío, con normas para uno y dos jugadores. El objetivo es llegar a las cartas de destino (boca abajo) para hacerse con el mayor número de pepitas de oro posible.

En algunos juegos estas cartas de escenario sirven solo para construir el tablero en el que jugar (como es el caso de Las Mansiones de la Locura, Zombies!!! o Zombicide), pero hay otros en los que la construcción es el objetivo, como en el caso de Bandido, en el que hay que cerrar todos los pasadizos posibles para que un fugitivo no escape, o Saboteur: el desafío, en el que el jugador debe "cavar" túneles hasta alcanzar las pepitas de oro.

En Bandido tenemos que cerrar todos los túneles antes de que se termine el mazo de cartas. En caso de que quede algún camino abierto al finalizar el mazo, el malechor escapa.

Escape rooms de sobremesa

Una habitación cerrada, un tiempo limitado para resolver enigmas y escapar. Las escape rooms se han popularizado durante los últimos años en nuestro país y tienen también su versión de tablero que, además, tiene una ventaja frente a las escape room físicas: no te mirarán raro si juegas solo.

Escape the Room incluye sobres cerrados que representan cada una de las habitaciones de la mansión. Cada una de estas habitaciones contiene un puzzle que hay que solucionar antes de pasar a la siguiente. Has adivinado: este y casi todos los juegos de este escape room no tienen rejugabilidad. Una vez vez abiertos los sobres y resueltos los misterios, no aportará nada volver a jugar. En el centro puede verse el disco que contiene las soluciones. Mercurio

Muchos de los escape room de sobremesa, como la serie Exit o Escape the Room, incluyen un diagrama de disco en el que pueden alinearse los distintos objetos de la habitación para obtener las soluciones. Otros como Unlock incluyen las respuestas en una aplicación para móvil que debe descargarse antes de comenzar la partida. Si te atascas en este tipo de juegos, aquí van los consejos de un experto para ponerte las cosas más sencillas.

Unlock incluye tres mazos de 60 cartas, uno por aventura. Los diferentes elementos de la habitación, representados en el mazo, se combinan en el app, al estilo de las aventuras gráficas.

Tú construyes el mazo

Los juegos de construcción de mazos se basan en intentar crear un conjunto de cartas lo más óptimo posible entre todas las disponibles que nos permita alzarnos con la victoria. Aunque la mayoría son para varios jugadores –Dominion tal vez sea el más conocido–, existen algunos que cuentan con un modo para un solo jugador, como Rune Age. También existe un juego de este tipo concebido única y exclusivamente para un solo jugador, Viernes.

En Viernes tendremos que ir mejorando nuestro mazo superando desafíos y obteniendo cartas de lucha para, después de tres rondas, intentar vencer a los piratas. Es exclusivo para un único jugador.

Lo probamos por ti

En Vernícolas, los directos de Verne en Facebook, hemos enseñado la mecánica y contenido de algunos de estos juegos. Desde básicos como Bandido o Saboteur a monstruos como Las mansiones de la locura o Pathfinder.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne