Pide la hoja de reclamaciones a Renfe porque ningún revisor le cobró el billete

"Quería dejar constancia de que usamos este tren más personas de las que se piensan"

  • Comentar
  • Imprimir

Pocos pasajeros pondrían una reclamación a Renfe por haber viajado sin pagar, pero José María Lorza Rodríguez lo hizo este jueves. Tenía una buena razón para ello. Es habitual de la ruta de tren que une Ferrol (A Coruña) con Ribadeo (Lugo), pero esta vez no pudo comprar el billete con antelación. La falta de interventor, el profesional que se encarga de cobrar a los pasajeros, y de máquina expendedora en la estación le hizo imposible pagar. "Los políticos dicen que esta línea de tren no es rentable para Renfe. Se quejan de que hay déficit, pero ellos acumulan todavía más...", dice a Verne en conversación telefónica.

Este vasco pasa varias temporadas al año en su casa Galicia desde que se jubiló, hace 7 años. Asegura ver a menudo a muchas personas que no pagan el acceso al tren, ya que es habitual que no haya interventor. En el trayecto que agotó su paciencia viajaban con él al menos 30 personas. La Voz de Galicia ha contado su denuncia.

Lorza protesta también por el mal estado de los trenes y sus continuos y prolongados retrasos: "Parte de las máquinas son muy antiguas, tardan en arrancar y tienen que ir más despacio de lo normal, porque se mueven como una cafetera. A veces hay que esperar hasta hora y media de más", relata a Verne sobre esta ruta que la propia Renfe llama "Turismo slow Norte de Galicia".

Identidad gráfica de la ruta gallega que engloba este trayecto de tren

El perfil de Facebook Pola defensa do ferrocaril Ferrol-Ribadeo registra informaciones publicadas en la prensa gallega sobre el mal funcionamiento de este servicio. También sobre la falta de entendimiento entre los políticos locales para solucionar la situación.

En 2013, Renfe retiraba multitud de rutas en la Galicia rural argmentando falta de pasajeros. "Todos esos viajeros que no pagan no quedan registrados como usuarios del tren. Por eso decidí protestar, para dejar constancia de ello y defender un transporte que está en peligro, aunque usamos más personas de las que se piensan", explica Lorza. Pidió la hoja de reclamaciones nada más apearse del tren, en la estación de Ribadeo.

Un interventor no solo se dedica a cobrar los billetes, "también controla que no se hagan paradas innecesarias y que haya seguridad en el trayecto", recuerda Lorza.

Este trayecto ocurre un máximo de 4 veces al día y, cuando hay retrasos muy grandes, a menudo aparece un autobús o un taxi a recoger a los pasajeros, sin coste alguno para ellos, relata Lorza. "Es un gasto enorme que no ocurriría si se mantuviera la línea en condiciones", dice.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne