28 grados a finales de octubre, ¿es normal este 'veroño'?

Este otoño está siendo inusualmente caluroso, pero no ha sido el único: tenemos muy mala memoria meteorólogica

  • Comentar
  • Imprimir

¿Qué ha pasado con el otoño? Desde hace unos años, el elevado calor en estas fechas ha hecho que se hable de "veroño", esa mezcla de verano y otoño. Este año, al calor se le ha unido un déficit de precipitaciones que ha disparado todas las alarmas y cuyas consecuencias (si no cambia la tendencia) notaremos en, por ejemplo, los precios de determinadas frutas y hortalizas. ¿Está siendo esta estación especialmente rara? Vamos a intentar desentrañar qué es lo que hay detrás de este veroño que dura más que otros años.

¿Es normal este veroño?

Analizando las observaciones del periodo de referencia (30 otoños, de 1981 a 2010), concluimos que este septiembre ha sido más cálido que la media salvo en la mitad norte peninsular, donde fue normal o ligeramente frío. Más anómalo está resultando octubre: en más de una decena de observatorios los primeros días se batieron récords de temperatura máxima para ese mes y, en general, las últimas semanas están registrando temperaturas entre 5 y 10°C superiores a la media de los 30 octubres del periodo 1981-2010.

Hablando en términos generales podemos concluir que el calor que estamos sufriendo este otoño no está siendo "normal", aunque tampoco es la primera vez que vivimos uno así. Nuestra memoria meteorológica es corta y ya no recordamos que en los últimos diez años hemos sufrido cinco octubres muy cálidos y uno extremadamente cálido, el de 2014, cuando se popularizó el término "veroño" y se dispararon sus búsquedas en la web. Solamente uno, el de 2010, resultó ser frío.

Interés del término "veroño" en la búsquedas de Google en España. El gran pico de 2014 se corresponde con un otoño especialmente caluroso.

¿Esto tiene que ver con el cambio climático?

No se puede afirmar categóricamente que este calor sea culpa del cambio climático, pero sí es cierto que todos los escenarios de cambio climático contemplan otoños como el que estamos viviendo ahora. Lógicamente no existen dos otoños iguales y también los hay fríos, pero todo apunta a que estos últimos van a ser cada vez menos frecuentes. Un estudio del meteorólogo César Rodríguez, de la Asociación Estatal de Meteorología, revela que desde los años 70, por término medio el verano se adelanta siete días y se atrasa dos días cada década, es decir, que por término medio los veranos se alargan nueve días cada diez años a costa de la primavera y el otoño.

ampliar foto
Número de días que se incrementa la duración del verano cada 10 años. Fuente: César Rodríguez Ballesteros. Haz clic en la imagen para ampliar

Las proyecciones climáticas para el siglo XXI en nuestro país no son nada optimistas: seguirá habiendo otoños cálidos y otoños fríos pero los primeros se darán con mucha más frecuencia y los segundos serán cada vez más escasos. Estos "veroños" que hoy nos resultan raros serán algo normal el día de mañana, especialmente durante la segunda mitad de siglo. Malas noticias para los que amamos el frío.

ampliar foto
Cambios en la temperatura según diferentes escenarios de cambio climático. Estos escenarios se denominan Sendas Representativas de Concentración (RCP por sus siglas en inglés), que se identifican por su forzamiento radiativo, es decir, los posibles cambios en la radiación (calor) de un sistema climático. Haz clic en la imagen para ampliar. Fuente: Aemet

¿Y qué pasa con lo que queda de otoño?

Todavía es pronto para saber qué nos deparará lo que queda de estación. Las predicciones a tan largo plazo llevan asociada una incertidumbre alta y han de utilizarse con precaución. El mejor modelo meteorológico que existe actualmente, el del Centro Europeo, mantiene las precipitaciones escasas y las temperaturas por encima de lo habitual durante la primera mitad de noviembre, a partir de la cual se irían suavizando poco a poco.

El modelo estadounidense de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) también predice un noviembre más cálido de lo habitual y un régimen precipitaciones seco en el sur y algo húmedo en el norte. Esta tendencia de temperaturas ligeramente superiores a lo normal se mantendría durante el invierno. Hay más dudas respecto a las lluvias: aún no podemos decir si será un invierno seco, lluvioso o normal. ¿Se cumplirá esta predicción? Lo sabremos la próxima primavera.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne