‘Cat Person’, el cuento de 'The New Yorker' sobre relaciones con el que se han identificado muchas mujeres

Este relato ha viralizado en la época del #MeToo

  • Comentar
  • Imprimir

No todos los virales son vídeos de dos minutos, tuits de 280 caracteres o fotos de Facebook. También viralizan cuentos de más de 7.000 palabras, como es el caso de Cat Person, un relato de The New Yorker escrito por Kristen Roupernian, que se lee en unos 20 minutos. Según recoge The Atlantic, es el cuento de The New Yorker más leído en lo que va de año (la revista publica uno cada semana). No solo eso: el texto ha dado pie a muchos análisis, tanto en redes sociales como en otros artículos, hablando de relaciones, feminismo e incluso de géneros literarios.

Cat Person (persona de gatos) narra la relación entre Margot, de 20 años, y Robert, de 34. Después de conocerse e intercambiar mensajes de texto, quedan una noche. Esa cita no va muy bien y Margot decide no volver a verle. Como explica la propia autora en una entrevista en The New Yorker, la protagonista está siempre sujeta a la incertidumbre: no sabe cómo es realmente Robert y mucho lo supone solo a partir de sus mensajes. Aun así, tanto entonces como durante su encuentro, ella se muestra más preocupada por lo que él siente que por lo que ella quiere de verdad hacer.

Muchas mujeres han compartido sus impresiones sobre el relato en Twitter, después de haberse sentido identificadas con esta historia.

No tenía ni idea de lo universales que son estas emociones para las mujeres. No sabía que otras mujeres habían pasado por experiencias como estas y hace que me sienta muy triste por todas nosotras.

Llevo la mitad de Cat Person, la historia de The New Yorker, y estoy tomándome un descanso para encontrar ayuda de grupo. Por favor, ayudadme, ni siquiera he terminado.

El éxito del relato cuento no se debe solo a la habilidad de la autora a la hora de reflejar estas experiencias. También tiene mucho que ver el contexto: en The Atlantic, la periodista Olga Khazan escribía que este cuento viral encaja a la perfección en “el momento #MeToo”, en referencia a la etiqueta que han usado mujeres de todo el mundo para contar que ellas también fueron víctimas de abuso sexual. Según Khazan, el texto refleja “los esfuerzos de las mujeres por gestionar los sentimientos de los hombres y la humillación que aun así sufren”. Y añade, hablando de las dudas que tiene Margot antes de acostarse con Robert: “¿Qué tenemos que pensar de un encuentro sexual técnicamente consentido, pero que Margot considera la peor decisión que ha tomado en su vida?”.

Matilda Dixon-Smith, crítica de The Guardian, coincide, cuando escribe que en experiencias como las que narra Roupernian, “nadie ha roto la ley, nadie ha quebrantado tu consentimiento, pero aun así, te sientes mal". En su opinión, merece la pena hablar y reflexionar sobre este tipo de relaciones sexuales. Sobre todo ahora: “Estamos inmersos en el momento post-Weinstein y hemos puesto al descubierto algunas de las insidiosas diferencias de poder que hasta ahora estaban escondidas”.

Todo esto lo hace además sin querer limitarse a dar una moraleja y, por tanto, mostrando "la complejidad oceánica del encuentro entre Margot y Robert, que se lee como una historia perenne de confusión entre seres humanos y también como un producto de su tiempo", tal y como escribe Laura Miller en Slate.

Me encanta cómo esto se ha convertido en una historia masculina. Lo he debido leer de forma muy diferente. No veo problemas de consentimiento en absoluto. Ella solo estaba confundida e insegura. Luego ella le hizo ghosting. Lo peor que hizo él fue insultarla al final”.

Cat Person, resumen: una chica egocéntrica y crítica se lía con un tipo que no encuentra atractivo físicamente. Tienen sexo antes de establecer una conexión emocional. Sin que pueda sorprender a nadie, el acto sin amor es triste y deprimente. Gato(s): Pista(s) falsa(s).

¿Podría algún hombre haber navegado en el laberinto de pensamientos y sentimientos de su cabeza? Robert estaba mal preparado.

Dixon-Smith también habla en The Guardian de la perplejidad que muestran los hombres en este momento: “Están al margen, confundidos, mirando lo que han forjado”. Hay muchos ejemplos de esta confusión y falta de reflexión en una cuenta de Twitter llamada Men React to Cat Person (“hombres reaccionando a Cat Person), en la que se recogen tuits que siguen la tópica respuesta de “not all men” (no todos los hombres), entre otras actitudes habituales. Es decir, queriendo subrayar que ellos jamás harian algo parecido y que, por tanto, la experiencia por la que han pasado estas mujeres “no es para tanto”. También abundan los comentarios en los que se resta valor a la experiencia de la protagonista y, en consecuencia, a las experiencias de quienes se han sentido identificadas con ella.

Muchas mujeres en mi feed están compartiendo Cat Person, pero no muchos hombres, lo que es una pena porque es como una ventana secreta a una experiencia privada que la mayoría de nosotras ha experimentado y si alguien necesita leer esa mierda son los hombres.

Una de las funciones (o de las recompensas) de la ficción es que puede ayudar a reflexionar sobre vivencias e ideas que no siempre hemos sabido o podido expresar, como ha ocurrido con muchas lectoras y el personaje de Margot. Pero, también, nos puede ayudar a saber por lo que han pasado otras personas. Incluso lo que se ha hecho pasar a otras personas.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne