La historia de ‘Elige tu propia aventura’, el formato que probará 'Black Mirror'

Si quieres conocer su origen, pasa al punto 1

  • Comentar
  • Imprimir

Planeta Tierra, en un futuro cercano. Te sientas a ver una serie de Netflix pero, en vez de disfrutarla en el sofá, sin hacer nada, tienes que tomar decisiones: el destino de los protagonistas está en tu mano. Tú elegirás qué es lo que les ocurre, para bien o para mal. Parece un capítulo de Black Mirror. Y lo será: según han anunciado varias revistas como Bloomberg o The Hollywood Reporter, Netflix prepara un capítulo interactivo de la serie en la que el espectador podrá escoger entre varias opciones argumentales para decidir el rumbo de la trama. ¿Qué haces?

  • Al leer esto has recordado con nostalgia los libros Elige tu propia aventura, con los que tanto disfrutaste en tu infancia y que popularizaron este formato. Si quieres descubrir su historia, ve al punto 1.
  • Sin embargo, intuyes que también se han probado cosas similares en Internet. Si es esto lo que te interesa, ve al punto 2.
  • Tienes la ligera sensación de que este capítulo de Black Mirror no será pionero en crear historias audiovisuales con elecciones del espectador. Si prefieres investigar en qué otros proyectos se ha utilizado, ve al punto 3.

1.

El formato de elige tu propia aventura, colecciones de libros en los que se plantean diferentes decisiones al lector y en los que el final cambiará según los caminos que se tomen, surgió en los años setenta. Según la base de datos Gamebook, que recopila miles de referencias de libros con esta estructura, la primera colección de librojuegos (otro nombre por el que se conoce a este tipo de obras) fue la británica Tracker, y su primer libro fue Misión al Planeta L, de 1972.

Sin embargo, el hombre que popularizó el formato fue el abogado Edward Packard, que lanzó la colección Adventures of you y, posteriormente, la que daría a este tipo de libros el nombre por el que hoy se conocen en todo el mundo, Elige tu propia aventura. El diario británico The Day le dedicó un reportaje en 1981 que comenzaba así:

Eres un abogado de Nueva York que sustenta a su familia y paga sus facturas. En tu tiempo libre, escribes libros infantiles –a mano, en tu cuaderno de espiral estropeado–. ¿Qué haces? Si eliges seguir siendo abogado, este es el fin de tu historia. Pero si eres Edward Packard, dejas tu carrera de abogado y te pones a escribir libros infantiles en los que los pequeños lectores tienen que tomar decisiones y crear sus propias historias.

El portal de divulgación de juegos de mesa de la Asociación Jugamos Todos, en su historia de los librojuegos, cuenta que la colección de Elige tu propia aventura resultó todo un éxito comercial. Se vendieron más de 250 millones de copias y se tradujeron a 38 idiomas. Entre ellos, al castellano. En España, la editorial encargada de editar la colección de Packard fue Timun Más. Esta es la portada del primer libro de la colección, publicado en 1983 en nuestro país.

La colección Elige tu propia aventura terminó en 1998, aunque durante sus 30 años de andadura surgieron muchos imitadores. Entre los millennials, por ejemplo, ya forma parte de su nostalgia la serie de libros de terror Pesadillas, que contaba con una serie de librojuegos llamada En busca de tus pesadillas. Cada libro contaba con “20 escalofriantes finales” y unas portadas brillantes que podrían ser el sueño erótico de un cuervo.

Actualmente, y empujado por esa nostalgia, el género ha tenido un nuevo repunte. Editoriales como Blackie Books han publicado volúmenes de elige tu propia aventura (como La cápsula del tiempo, de Miqui Otero) y, a través de crowdfunding, han surgido diferentes proyectos como Choose Cthulhu, una colección de librojuegos basados en los relatos de Lovecraft.

  • Mientras lees este punto recuerdas que Rayuela, de Cortázar, se escribió en 1963, así que tuvo que haber otros “experimentos” de literatura interactiva anteriores a Misión al Planeta L. Puedes descubrir más sobre ellos en el punto 4.
  • Si crees que ha llegado la hora de descubrir qué experimentos se han hecho en las pantallas, ve a los puntos 2 o 3.

2.

Los librojuegos de Elige tu propia aventura interactúan con el lector haciéndole saltar entre sus páginas. Con la llegada de los ordenadores, el sistema se actualizó: ahora, esos saltos podían hacerse a través de hipervínculos. Además, las historias pueden llegar más lejos que nunca a través de las redes sociales, donde lector y autor pueden interactuar. El ejemplo más popular de los últimos meses ha sido Red Monkey, el hilo de Modesto García y Manuel Bartual, en el que los tuiteros podían tomar algunas decisiones por la protagonista y ayudarla en su búsqueda.

En las redes sociales, este formato ha ganado un componente social y otro democrático: además de poder interactuar con el autor en algunas versiones, la decisión final no la toma un único lector, sino entre todos los lectores a través de encuestas. Es el caso de Legends of hemato, el elige tu propia aventura del tuitero Hematocrítico, en el que las decisiones se tomaban a través de encuestas de Twitter.

Otro ejemplo reciente, en el que todavía puedes participar, son las Crime Stories, del ilustrador Jorge Parras: la historia se cuenta a través de las stories de Instagram, y son sus seguidores quienes votan sobre el futuro del protagonista. Si estás rápido, todavía puedes elegir si, tras perder un brazo en una reyerta zombi, el protagonista acude al hospital o se marcha a su casa.

Dos de las viñetas de Crime Stories, de Jorge Parras.

“Los antecedentes de los librojuegos en internet son los MUDs, unos chats en los que varios jugadores tomaban decisiones en una historia interactiva”, cuenta a Verne Jacobo Feijoo, de la asociación por la divulgación cultural del librojuego Dédalo. “En redes sociales el primer proyecto que recuerdo es A Dreadful Start (Un terrible comienzo), en el que las decisiones se tomaban a través de diferentes cuentas de Twitter”. Esta aventura, disponible desde 2015 (aunque en inglés), ofrece un pequeño dilema en cada tuit y dos opciones que llevan a otras cuentas de Twitter creadas por el autor. Las probabilidades de morir en la historia son altísimas.

Están ahí. ¡Dios! ¡Te han encontrado!
Correr: @wnd_run
Esconderte: @wnd_hide

Feijoo cuenta que, en la actualidad, el formato de Elige tu propia aventura está viviendo una segunda juventud en un terreno hasta ahora inexplorado: el de las aplicaciones. “Las apps están pegando muchísimo, solo hay que ver ejemplos como Madrid Zombie”. Se trata de un libro interactivo en el que hay que sobrevivir a una infección zombie en Madrid y que lleva más de 100.000 descargas desde la tienda de Google. Otros ejemplos son En la feria tenebrosa o La app maldita.

  • Ya te has cansado de leer sobre redes sociales. Si quieres desconectar con unos cuantos vídeos de YouTube y series de televisión, pasa al punto 3.
  • Si prefieres sacar tu lado nostálgico y leer sobre los libros de Elige tu propia aventura, pasa al punto 1.

3.

Desde que se popularizaron los libros de Elige tu propia aventura durante los 80, ha habido diferentes intentos de llevar este formato a la gran pantalla. En el podcast Guiones y guionistas, Esteban Cubero cuenta que durante los años 90 se hicieron varios ensayos en cine: en I'm your man (1992), los protagonistas se dirigían a la pantalla para preguntar a los espectadores qué es lo que debían hacer y estos, a través de un joystick, escogían qué es lo que ocurriría después. En la versión de DVD, esta elección se hacía con el mando del televisor.

También ha habido experimentos en televisión. En 2009, la cadena neozelandesa TVNZ comenzó a emitir Reservoir Hills, una serie de adolescentes en la que, al final de cada capítulo, se ofrecían dos alternativas para continuar la trama. Los espectadores votaban y, a la semana siguiente, la historia continuaba según lo que habían votado los espectadores. El año pasado, RTVE se inspiró en este formato para hacer su propia serie, Si fueras tú.

Netflix, antes de probar con Black Mirror, ya ha hecho dos proyectos de series interactivas, aunque ambas infantiles: El Gato con Botas: atrapado en un cuento épico y Buddy Thunderstruck: la lista de quizá. En ambas, los niños pueden tomar decisiones para cambiar el desarrollo de la trama utilizando el mando o presionando la pantalla de la tablet.

Sin embargo, donde más elige tu propia aventura en formato vídeo pueden encontrarse es en YouTube. Su funcionamiento es simple: un vídeo principal muestra el arranque de la historia y las posibles opciones aparecen a través de los vídeos recomendados. Una de las pioneras en España es TubeAdventures, publicada en 2008, aunque puedes encontrar decenas en el buscador de la plataforma.

  • Si estás indignado porque a estas alturas nadie ha hecho una referencia a Rayuela, ve inmediatamente al punto 4.
  • Si prefieres saber sobre el origen de los libros de Elige tu propia aventura, ve al punto 1.
  • Te quedas jugando a TubeAdventures durante horas. No terminas de leer este artículo jamás.

4.

Antes de que los libros de Tracker y Elige tu propia aventura pusieran a los lectores a elegir entre decenas de finales diferentes, algunos autores ya habían dado a sus lectores la opción de escoger final. En Jugamos Todos ponen como ejemplos Considerer the consequences! (Doris Webster & Mary Alden Hopkins, 1930), o Noche del 16 de enero (Ayn Rand, 1936), una obra teatral en la que la acción ocurre en un juicio y el público toma las decisiones como jurado. También en algunos cuentos de Borges, como El jardín de los senderos que se bifurcan.

Sin embargo, la novela no lineal más famosa, escrita solo 10 años antes de Misión al Planeta L, es Rayuela: la “contranovela” de Cortázar, sin tener estrictamente la estructura de un Elige tu propia aventura, cuenta con diferentes finales y formas casi infinitas de leerla. Tantas, que ni una distopia como Black Mirror podría imitarla actualmente. Al menos, por ahora.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne