¿Es bueno beber una infusión? Analizamos los mitos sobre el calor

Tres expertas nos explican, entre otras cosas, por qué no es buena idea pegarse una ducha helada

  • Comentar
  • Imprimir
Getty Images

A la hora de protegerse del calor hay muchas creencias populares erróneas. Para protegernos mejor de la actual ola de altas temperaturas, que incluso la Agencia Estatal de Meteorología ha calificado de "excepcionalmente adversa", en Verne hemos preguntado a tres médicas sobre estos mitos.

¿Beber té caliente es bueno? Es probable que alguna vez hayas escuchado que, en países como Marruecos, la gente bebe té muy caliente cuando hay altas temperaturas porque, paradójicamente, sirve para refrescarse. Sin embargo, las expertas consultadas confirman que no es buena idea. María José Maraña Pérez, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria en el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid, explica que las bebidas con cafeína o teína "no son recomendables porque son bebidas excitantes”. Además, las bebidas muy calientes contribuyen a aumentar la temperatura corporal, según sostiene Fátima Gutiérrez Sánchez, directora médica asistencial del Servicio de Urgencia Médica de Madrid: “En realidad, lo más recomendable es beber líquidos a temperatura ambiente”.

¿Ducharse con agua helada es malo? Sí. Los cambios bruscos de temperatura no son recomendables. Maraña explica que en una ola de calor el cuerpo intenta autorregularse y esto debe ser un proceso progresivo. “Si realizamos un cambio intenso, brusco y repentino de nuestra temperatura corporal, provocaremos un fracaso del centro termorregulador”, afirma. De hecho, la doctora subraya que en el tratamiento de un golpe de calor se recomienda aplicar compresas frías como una de las medidas iniciales extrahospitalarias, pero nunca una ducha fría completa.

¿Llevar ropa clara es bueno? Unas de las fuentes por las que obtenemos calor es la luz reflejada del sol o de los objetos a nuestro alrededor a altas temperaturas. Los colores oscuros absorben toda esa luz, mientras que los claros la reflejan. Al margen del color que tenga, Gutiérrez recomienda llevar ropa suelta y de fibras naturales que permitan la transpiración, “uno de los mecanismos que tenemos para liberar calor de nuestro cuerpo frente a altas temperaturas”. Maraña, por su parte, aconseja “elegir mejor el blanco para estar al sol, sin viento y con ropa ajustada”.

¿Dormir con el aire acondicionado encendido es malo? No tiene por qué serlo, siempre que lo mantengamos a una temperatura constante no inferior a 21 o 22 grados y no estemos expuestos directamente a la zona de salida del aire frío, según sostiene Maraña. No obstante, Gutiérrez subraya que el uso del aire acondicionado reseca el ambiente, lo que nos hace más propensos a alteraciones de las vías respiratorias altas con síntomas como rinitis, faringitis o afonía. Para evitar consecuencias negativas, “lo mejor es que no haya una diferencia mayor de 12 grados entre la temperatura exterior y la programada”. Además, siempre hay que mantener los equipos y filtros limpios para evitar la proliferación de microorganismos qie ìedem producir infecciones respiratorias. También es recomendable ser conscientes del importante consumo energético que generan estos aparatos.

¿Abrir las ventanas es bueno? No. “Una ola de calor se define como un periodo prolongado de tiempo excesivamente cálido", que, en determinadas zonas, "puede ser también excesivamente húmedo”, afirma Maraña, que señala que la humedad ambiental puede ser superior al 60%. Si abrimos las ventanas, este calor y humedad permanecerán en nuestros domicilios o puestos de trabajo y no conseguiremos un ambiente fresco. Además, “la presencia de una humedad elevada evita la sudoración, que es uno de los principales mecanismos que nos ayudan a perder calor”. Por lo tanto, es importante mantener las ventanas cerradas con cortinas y persianas para intentar protegernos de la luz directa del sol. Debemos abrirlas por la noche y de madrugada, que es cuando suelen descender las temperaturas.

¿La cerveza fría es buena? En los últimos años se han publicado múltiples estudios sobre la cerveza y sus propiedades hidratantes. Virginia Tomé Reollo, también especialista en Medicina Familiar y Comunitaria del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, explica que esta bebida aporta al organismo agua como componente fundamental (95%) y otras sustancias de importante valor nutricional, tales como vitaminas del grupo B —ácido fólico—, fibra y minerales —en especial silicio, potasio y magnesio—. “Podría considerarse en el momento actual una de las mejores bebidas, siempre por detrás del agua, para realizar una buena hidratación”, afirma, si no fuera por "la presencia de alcohol”. La doctora explica que la producción de orina aumenta en 10 mililitros por cada gramo de alcohol ingerido: “El alcohol posee un potente efecto diurético que, lejos de hidratar, produciría la deshidratación como efecto contrario”.

¿Pasar mucho tiempo en una piscina es bueno? Sumergirse en la piscina nos hace mantener la piel con menor temperatura y, por lo tanto, nos ayuda a combatir el calor. Pero la doctora Tomé alerta de que permanecer largos períodos de tiempo dentro del agua de la piscina puede ser perjudicial para nuestra salud: “La presencia de sustancias químicas en el agua, tales como el cloro, la cloramina o el sulfato de cobre, puede ser responsable de la sequedad de la piel y la aparición de alergias y atopias en personas predispuestas. Asimismo, puede producir irritación ocular, alteración del color del esmalte dental y alteraciones en el color y textura del cabello”. Además, indica que permanecer con el bañador mojado durante mucho tiempo, incluso una vez fuera del agua, puede condicionar la aparición de candidiasis vaginal en mujeres con sensibilidad. Por lo tanto, lo más beneficioso para combatir el calor y evitar estas complicaciones sería “bañarse durante cortos períodos de tiempo”.

Y los ventiladores, ¿son siempre buenos? El ventilador puede ser un buen aliado a la hora de combatir las olas de calor, según las expertas consultadas. “Aunque los ventiladores no enfrían, crean corrientes de aire que dan sensación de frescura”, sostiene Gutiérrez. No obstante, subraya la importancia de mantener la habitación protegida del sol para evitar que el aire sea caliente. La doctora Tomé afirma que “se debe tener especial cuidado en los hogares en los que haya personas alérgicas y asmáticas, ya que la circulación del aire puede convertirse en un problema con la recirculación de las partículas de polvo y el polen que pueda haber en el ambiente”. Además, indica que el aire en constante circulación puede provocar sequedad de piel y mucosas, especialmente en personas que duermen con la boca abierta, e irritación ocular en personas que duermen sin cerrar completamente los ojos.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne