Queridos estadounidenses, no juzguéis a los españoles por ese autobús tránsfobo

El bus de Hazte Oír ha llegado a Nueva York y menudo bochorno

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
Protestas en Nueva York contra el mensaje de odio del autobús tránsfobo de Hazte Oír
Protestas en Nueva York contra el mensaje de odio del autobús tránsfobo de Hazte Oír.

Apreciados estadounidenses:

Es posible que hayáis visto un autobús naranja en Nueva York con un un mensaje tránsfobo. Este autobús también tiene previsto ir a Boston y a Washington, además de otras ciudades y de la Universidad de Harvard. A lo mejor ya os lo temíais desde que Chelsea Clinton, hija de Bill y Hillary, pidió en Twitter que por favor nadie llevara ese autobús a Estados Unidos (“o a ningún sitio”), al ver la que se había armado en España.

Es cierto, ese autobús viene de nuestro país. Ni os imagináis el bochorno que muchos hemos sentido al ver en los periódicos que está de gira por Estados Unidos. Y nos sabe fatal que la polémica haya llegado a vuestro Twitter.

Un autobús dice que la gente trans no existe. El autobús es vandalizado por gente trans. El dueño del autobús exige una disculpa de gente que no existe. *Música de Expediente X*.

Oh no, alguien ha escrito palabras malsonantes en tu autobús con una extraña obsesión genital que conduces por el país como hacen las personas normales.

Por favor, no nos lo echéis en cara: es obra de una asociación muy minoritaria llamada Hazte Oír, conocida por sus campañas pidiendo, por ejemplo, la censura de anuncios protagonizados por parejas del mismo sexo. Están un poco obsesionados con ese tema, normal que para su viaje a Estados Unidos se hayan aliado con NOM, la National Organization for Marriage.

Los españoles no somos todos como ellos. Por desgracia, en España sigue habiendo transfobia (y homofobia y machismo y racismo), pero la posición de Hazte Oír es minoritaria.

A muchos de nosotros tampoco nos gusta ese autobús

De entrada, el mensaje también nos ha parecido espantoso. De hecho, un juzgado de Madrid prohibió su circulación al considerar que su objetivo era atentar contra la dignidad de las personas transgénero.

En Barcelona tampoco le fue muy bien a este autobús tránsfobo: los Mossos lo inmovilizaron cuando llegó a la provincia, imponiendo a la asociación una multa de 1.700 euros por atentar contra los derechos de lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales. Y a su llegada al municipio de Pallejà, el presidente de la asociación, Ignacio Arsuaga, fue recibido con huevos y salsa de tomate. Lo cual no está del todo bien: no hay que desperdiciar comida.

En Pamplona también arrojaron huevos al autobús, donde unas 200 personas se manifestaron en contra con el lema “Navarra: tierra de diversidad. No a la transfobia”.

Es cierto que al dedicarle tanta atención hemos incrementado la notoriedad de una asociación ridícula. Desde luego, si no hubiéramos hablado tanto de él, ahora no tendríais que sufrirlo también vosotros, pero al menos esta atención venía de una indignación justificada. A muchos de nosotros también nos parece un mensaje peligroso, ya que contribuye a empeorar (y mucho) la situación de niños y adolescentes trans. Este autobús solo sirve para acosar y para discriminar.

Y, por supuesto, su mensaje es falso.

Sabemos que no es biología

Los españoles somos conscientes de que las frases que decoran el vehículo no tienen nada que ver con la ciencia, por mucho que Hazte Oír se empeñe en usar la palabra "biología": para escribir este artículo que publicamos en Verne hablamos con una pediatra, una psicóloga y una psiquiatra que nos confirmaron que la identidad sexual no siempre coincide con el sexo asignado al nacer y que, entre otros muchos errores, Hazte Oír confunde orientación sexual e identidad sexual, además de a las personas transgénero con las intersexuales.

Vamos, que no dan ni una y que cuando ellos dicen “biología” hay que leer “prejuicios”.

Todavía no estamos bien, pero vamos a mejor

Como decíamos al principio, en España también hay transfobia y homofobia. Según datos recogidos por la Fundación Daniela, el 90% de los niños y adolescentes LGBT+ españoles ha sufrido acoso escolar, y las tasas de suicidio y de depresión son ocho y seis veces más altas en el caso de las personas transgénero que en la media de la población. Además según un estudio del Hospital Universitario de Málaga, más de un 80% de los transexuales han sido víctimas de alguna agresión a lo largo de su vida.

Pero hay motivos para pensar que vamos progresando, aunque este camino sea mucho más lento de lo deseable (en parte por culpa de mensajes de odio como el de Hazte Oír).

Por ejemplo, España fue el cuarto país del mundo en aprobar el derecho de dos hombres o dos mujeres a casarse. Fue en junio de 2005, después de Holanda, Bélgica y Canadá, que nos ganó solo por dos días.

Dos años más tarde, en 2007, entró en vigor la Ley de Identidad de Género, que permitía a las personas transgénero cambiar su nombre y sexo en el DNI sin necesidad de someterse a una operación genital, como ocurría hasta entonces.

Los colegios públicos de varias comunidades autónomas ya respetan la elección del nombre de los menores transexuales: entre ellas, Cantabria, País Vasco, Comunidad Valenciana, Andalucía, Galicia, Madrid, Baleares y Cataluña.

Es verdad que Hazte Oír es española, pero también son españolas asociaciones como Chrysallis, la Fundación Daniela y Arelas, que trabajan para defender los derechos de niños y adolescentes transgénero.

Hablando de Arelas, su presidenta escribió un artículo en Verne: “Mi hija es trans y me gustaría que jamás le robásemos su alegría”. No es la única experiencia positiva que hemos leído recientemente sobre la transexualidad: en noviembre del año pasado conocimos la historia de Mihaela, que vino a España desde Moldavia para que su hija pudiera completar su transición al género femenino. "Llevo casi un año sorprendiéndome cada día por la ayuda que se me ha ofrecido y la actitud de la gente. En mi país es un tabú la situación por la que pasa mi hija y aquí solo he encontrado a personas abiertas y solidarias", escribía entonces.

Tampoco está de más recordar que el Día del Orgullo Gay de 2016 la bandera LGBT+ ondeaba en ayuntamientos como los de Madrid, Barcelona, Sevilla y Ávila. Unos dos millones de visitantes acuden cada año a la celebración del Orgullo en Madrid.

Además de eso y según un estudio del instituto estadounidense Pew Research, España lideraba en 2013 la actitud positiva respecto a la homosexualidad en todo el mundo: solo un 6% de la población la consideraba “moralmente inaceptable”, mientras que el resto la veía o aceptable o como un asunto que no tenía nada que ver con la moral.

Es verdad que un 6% sigue siendo mucho. También es cierto que estamos lejos del día en el que preguntar si la homosexualidad (o la transexualidad) es moralmente aceptable suene tan raro como preguntarlo acerca de la heterosexualidad, de ser zurdo, o de ser pelirrojo. Y, desde luego, no se puede decir ni mucho menos que todo vaya como debiera.

Pero al menos las opiniones de Hazte Oír sobre la homosexualidad y la transexualidad solo las comparte una minoría. Se trata de la última (quizás penúltima) rabieta de la gente que se resiste a admitir que las personas LGBT+ tienen los mismos derechos que todo el mundo.

Por favor, aceptad nuestras disculpas por tener que ver ese autobús contaminando vuestra ciudad. Y, por favor, no penséis que todos los españoles somos tan estrechos de miras.

P.D.: Ya sé que igual es mucho pedir, pero si os lo queréis quedar, adelante. No lo vamos a echar de menos.

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verne!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne