Una mexicana te cuenta todo lo que no entiendes de 'La casa de las flores'

Te explicamos seis conceptos de la serie, sí, incluso por qué Paulina de la Mora ha-bla a-sí

  • Comentar
  • Imprimir
La familia De la Mora no se echan muchas flores entre sí.
La familia De la Mora no se echan muchas flores entre sí.

Para entender La casa de las flores es necesario comprender que estamos ante una especie de metaculebrón televisivo: utiliza las convenciones propias de las telenovelas para criticar sus clichés. El texto a continuación contiene spoilers.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Verónica Castro (@vrocastroficial) el

La casa de las flores fue producida por Netflix y dirigida por el veterano cineasta Manolo Caro, tiene 13 episodios de media hora cada uno. La historia comienza con el suicidio de la amante del patriarca de la familia, lo que destapa los secretos de todos los integrantes. La serie acontece en una florería de prestigio llamada La casa de las flores, pero la fortuna proviene de un segundo negocio secreto: un cabaret. Conforme avanza la serie se descubre que cada uno de los miembros de la familia De la Mora tiene una historia dramática. La diferencia es que el universo de La casa de las flores no es maniqueísta. La vida de los personajes es una tragicomedia y poseen una la moral un tanto cuestionable para los parámetros de la sociedad de alta alcurnia. 

1. El concepto casa chica y casa grande. La casa de las flores gira entorno a esta problemática. En México la casa grande es la familia principal del marido, de la que la sociedad está al tanto y en la que se guardan todas las apariencias de perfección. En este caso es la familia que Ernesto De la Mora tiene con Virginia.  La casa chica es la que incluye a la amante y se entiende que es la que trae felicidad y en la que se goza de libertad. Se tiene una casa chica cuando se tiene suficiente dinero (y pocos escrúpulos) para mantener a ambas. El giro aquí, es que Roberta, la amante de Ernesto, dirigía el negocio que sustentaba ambas casas.

2. Hasta entre los perros hay razas. Con esta frase los mexicanos ricos explican la importancia que le dan a distinguir por qué tanto dinero tienes, desde hace cuánto lo tienes, dónde vives, estudiaste y qué tan rubios son tus hijos. El clasismo como factor preponderante con solo un toque de racismo.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Verónica Castro (@vrocastroficial) el

La familia De la Mora vive en Polanco y las Lomas (el equivalente de los barrios de Salamanca o Pedralbes) y se comporta como el 1% de la población que acumula la tercera parte de la riqueza nacional. Las apariencias lo son todo y por más ilógico que parezca, cuidarlas es lo más importante.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Verónica Castro (@vrocastroficial) el

3. ¿Por qué Paulina de la Mora habla así? La pregunta del millón que no es ningún misterio para la gente de alta sociedad en México. Paulina De la Mora habla así porque tiene problemas de ansiedad, estrés y pánico, para lo que toma un ansiolítico llamado Tafil. La sustancia química de esa medicina se llama alprazolam, que en España se comercializa con el nombre Trankimazin. En un capítulo –hacia el final de la serie– Paulina De la Mora enumera sus tragedias y lo admite de una forma muy casual:

Uno de los efectos secundarios de tomarlo es que no se tiene excitación anímica, lo que se refleja en la falta de emoción en la voz de Paulina de la Mora.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de 🌹|| •~₣AMILIA ÐE LA M㊉RA~• ||🌹 (@familiadelamora) el

Esto explica el momento más hecho meme de la serie: cuando se le olvida cancelar el mariachi.

La hipérbole surge de que Paulina De la Mora personifica el estrés que genera mantener las apariencias de la élite mexicana. Además de personificar a alguien que tiene un problema de adicción, en su caso, a una medicación prescrita. El tono plano de la primogénita De la Mora se volvió viral tras el estreno de la serie.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Bubblegum Magazine México (@bubblegummagazinemexico) el

4. La vuelta de tuerca al culebrón. La actuación de la veterana actriz Verónica Castro, que cuenta con una veintena de telenovelas a sus espaldas, es básica para entender el doble juego que nos proponen los creadores de la serie. Por un lado, Castro, que interpreta a Virginia De la Mora, ocupa el papel de la proverbial buena dama y madre de las ficciones mexicanas, un papel que el público conoce bien, al punto de preguntarse si las telenovelas imitan la realidad o la realidad imita las telenovelas.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Verónica Castro (@vrocastroficial) el

Por otro lado, el personaje desafía todos esos cánones que se han instalado en nuestro inconsciente colectivo. Por ejemplo, fumando marihuana o aceptando a un hijo homosexual. Este doble juego tiene el mérito de subrayar que la realidad mexicana dista de tener esa apertura social: la marihuana no es legal para usos recreativos o médicos y fuera de la Ciudad de México, el matrimonio homosexual no es una posibilidad .

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Verónica Castro (@vrocastroficial) el

5. La vida de cabaret. La casa de las flores es el nombre de la florería y el cabaret propiedad del padre: Ernesto de la Mora. Hay ricos que tienen un negocio socialmente aceptado y el otro que no es tan digno, pero que deja dinero. El cabaret –que comparte nombre con la florería– lo dirigía la difunta amante de Ernesto. En el local trabajan drag queens que imitan a las cantantes más famosas: la Gloria (Trevi), la Yuri, la Pau (Rubio) y la Selena (Quintanilla).

En La casa de las flores, las trabajadoras del cabaret no son las únicas que desafían la moral tradicional: El personaje interpretado por Paco León es un transgénero. León interpreta a María José quién es ex marido de la primogénita, Paulina. El matrimonio se separó cuando el antes llamado José María asume que es mujer. La condición de transgénero de María José es un gran secreto, hasta que se necesita a un letrado.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de La casa de las flores (@lacasadelasflorestv) el

6. #LordDámeloTodo. En México a la gente con dinero siendo prepotente, demostrando malos modales o conductas reprobables se les apoda “Lady/Lord”. En La casa de las flores, a Julián le ponen en evidencia en un video viral y se le vuelve meme. Julián de la Mora se torna en #LordDámeloTodo.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de 🌹|| •~₣AMILIA ÐE LA M㊉RA~• ||🌹 (@familiadelamora) el

Lo más importante para entender La casa de las flores es entender que es una hipérbole del dramatismo mexicano. Pero que la reflexión moral que muestra es bastante universal y que el humor mexicano y español son hermanos.

Ver esta publicación en Instagram

¿QUÉ LE PA-SA? @lacasadelasflorestv @netflixlat

Una publicación compartida de Cecilia Suárez (@cecilia_suarez) el

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne