Qué dirían las protagonistas de los cuadros si fueran feministas

La cuenta de Instagram Femme.Sapiens mezcla arte, feminismo, humor y mala leche utilizando el lenguaje de los memes

  • Comentar
  • Imprimir

[Este artículo pertenece a La Matяioska, la newsletter quincenal de Verne. Si quieres suscribirte, puedes hacerlo a través de este enlace y si quieres hacernos llegar algún mensaje, puedes escribirnos a lamatrioksa@verne.es].

La primera imagen con la que me crucé, parecía que estaba dedicada a mí. Por algo un algoritmo había decidido que, aunque yo no seguía a esa cuenta de Instagram, tenía que enseñármela. La base era el cuadro Susana y los viejos, de Artemisa Gentileschi, sobre el que ya escribí aquí en octubre de 2018. La pintura estaba customizada con la letra de la performance de LasTesis y tenía una mezcla de humor y mala leche, utilizando el lenguaje de los memes. Hice un pantallazo y me la guardé para compartirla con las lectoras de esta newsletter.

El mismo algoritmo me enseñó otra imagen de la misma cuenta después, aunque esta vez estaba compartida en los stories de otra persona. Era la siguiente:

Detrás de la cuenta de Instagram Femme.Sapiens está Helena. Tiene 26 años y toca profesionalmente la viola. Cuenta que se decidió a abrir este perfil porque le indigna la invisibilidad absoluta de las mujeres artistas de la historia. “La actualidad es también jodida, pero poco a poco vamos abriendo camino”.

Las publicaciones de Femme Sapiens son diversas. A mí, las que más me gustan, son las que reinterpretan cuadros, convirtiéndolos en una especie de memes artísticos feministas. Me las imagino en las pancartas del próximo 8M, que cada año son más originales. “¿Qué opinas del lenguaje de los memes? ¿Sirve para acercar los mensajes a la gente o puede hacer que el mensaje se frivolice?”, pregunto. Helena me explica: “Creo que todos los lenguajes pacíficos son válidos si sirven para hacer llegar el mensaje (...) Además, me gusta la idea de romper con la religión de la genialidad: coger obras de arte míticas a las que profeso profundo respeto y bajarlas a la tierra, pintarrajearlas, recortarlas. El respeto sigue ahí, pero no es que sea yo muy creyente”. Así encontramos reinterpretaciones de obras como El jardín de las delicias o Las tres gracias.

Los seguidores y los likes están muy bien, pero tejer redes también ha sido lo más importante para ella: “Una de las cosas que me llevo de este proyecto son amigas (...) Al fin y al cabo el feminismo mira hacia delante, quiere mejorar la vida de todos, y qué mejor que ir haciendo una bonita piña para empujar”. Y como uno de los objetivos de esta carta es hacer descubrimientos, le pedimos a Helena que nos recomiende otras cuentas de Instagram para que nos ayude a seguir la cadena. Estas son sus recomendaciones:

“Para conocer mujeres artistas de la historia, @diana_larrea: hace un trabajo de rescatar nombres y de organizarlos por efemérides que ya me gustaría a mí. Si pienso en mi cuenta favoritísima sólo me puede venir a la cabeza @eugeniatenenbaum. Ella estudia Historia del Arte, y lo mezcla con una perspectiva feminista llena de cariño, de humor y de decir las cosas claras. Escucharla hablar por stories es un vicio, puro aprendizaje”.

Si solo pudieras recomendar una cuenta sobre feminismo en Instagram, ¿cuál elegirías? Cuéntanoslo en los comentarios o mándanos un mail a lamatrioska@verne.es

ESTOS DÍAS NOS HA GUSTADO MUCHO LEER

  1.  Un mes, el primero (The Lily, en inglés). ¿Cómo son los primeros 30 días de la vida de una madre? ¿Qué ocurre en ese primer mes en el que la vida te ha cambiado totalmente? ¿Cómo se siente, qué piensa, qué le duele, por qué ríe y por qué llora? Hay tantas respuestas a estas preguntas como mujeres que se convierten en madre. Julie Fei-Fan Balzer decidió escribir el diario de esos 30 días. El resultado lleva este titular: Frustración, depresión, ira y destellos de alegría: un diario de los primeros 30 días de maternidad de una mujer.
  2. El periodismo, el shock y los cuidados (Distintas Latitudes). De entrada, perdonad el ombliguismo: esta recomendación es una historia de periodistas. Pero habla de mucho más. La persona que la protagoniza, Alicia Hernández, es una periodista española que lleva años trabajando desde Venezuela y a la que admiro. Leer la historia de cómo le ha impactado cubrir el día a día venezolano primero me sorprendió y luego hizo que también la admirara por la valentía de asumir en voz alta las vulnerabilidades.
  3. Las mujeres que llevan el peso del progreso (Oxfam). Coincidiendo con el Foro de Davos, la organización ha publicado su informe anual sobre desigualdad. Esta vez han intentado cuantificar todo el trabajo no remunerado que desempeñan las mujeres de todo el mundo. La cifra clave del estudio - que puedes consultar completo aquí es 10,8 billones de dólares anuales, una cifra que triplica el tamaño de la industria mundial de la tecnología. Aquí puedes leer completo el informe Tiempo para el cuidado.
  4.  Y que no falte un poco de política (Verne). Lo sé: hemos acabado exhaustos de tanto vaivén político en los últimos meses. Pero la formación del nuevo Gobierno nos ha dado la oportunidad de tratar algunos temas. Por ejemplo, hemos hecho un repaso a las fotografías de los Consejos de Ministros de la democracia, para ver cómo ha ido cambiando la proporción entre ministros y ministras. También nos hemos preguntado si podemos decir Consejo de Ministras, como hicieron Irene Montero y Yolanda Díaz al tomar posesión de sus cargos. Y los primeros días de Gobierno nos han llevado a preguntar a varios activistas qué opinan del término “racializado”: por qué lo usan o por qué no y si sienten que los representa.
Así queda la imagen del nuevo Consejo de Ministros si borramos a los hombres.

Y lo último sobre el nuevo Gobierno:

BONITAS, COMO VUESTRAS CANAS

Si eres fiel lectora de La Matrioska, recibirías la entrega de hace dos semanas, que dedicamos a las canas. Soledad Alcaide contó el proceso que la llevó a que su cabellera se volviera plateada e hizo una guía práctica para dejar atrás el tinte. Hemos recibido muchísimos testimonios y decenas de fotos de vuestras melenas. Ahora esperamos que, cuando os crucéis por la calle, os dediquéis una mirada cómplice entre compañeras de canas.

ESTO HAY QUE VERLO

Un clásico del que hablamos hace muchísimo tiempo y que estos días hay que volver a ver: el monólogo de Pamela Palenciano No solo duelen los golpes.

Selección del contenido y redacción de La Matяioska: Mari Luz Peinado @mluzpeinado

*****************

Al igual que las muñecas rusas esconden otras muñecas dentro, nuestra newsletter lleva en su interior historias de mujeres reales y diversas, debates, actividades y recomendaciones de lectura. La Matяioska es la newsletter quincenal de Verne en la que compartimos contigo temas sobre feminismo y mujer.

Si alguien te ha reenviado esta carta y quieres suscribirte, puedes hacerlo a través de este enlace. Y si quieres cambiar tus suscripciones a las newsletters de EL PAÍS, puedes hacerlo desde aquí. Si nos quieres contar algo, decirnos qué te ha parecido nuestra carta o hacernos una sugerencia, puedes escribirnos a lamatrioska@verne.es. Y si quieres llamarnos feminazis, pincha aquí.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne