Velaske, ¿qué es el trap? La música urbana vista a través de sus memes

Hablamos con Ernesto Castro, filósofo y autor de 'El trap: filosofía millennial para la crisis en España'

  • Comentar
  • Imprimir
trap memes
Arriba: el Minitangana y un meme de @trapgame.edits. Abajo: uno de @elprinciideledito y de @queensdeledit

Hablando sobre C. Tangana con sus alumnos de la Universidad Complutense de Madrid, Ernesto Castro se dio cuenta de que muchos de ellos no habían oído ni una sola de sus canciones, pero todos conocían los memes que se habían hecho sobre él: el Minitangana, el Setangana, el Tangana dormido.

El filósofo lo explica en su libro El trap: filosofía millennial para la crisis en España, y no es solo una anécdota. Para Castro (Madrid, 1990), lo distintivo de la música urbana “es justamente esta memetización”, explica a Verne por teléfono. “Cada año que pasa, los memes de la escena urbana son más conocidos que la propia música, con lo cual se está profundizando en esta dinámica”.

Es algo que en su opinión ocurre con casi todos los géneros: “Lo que más fideliza a los seguidores de cualquier fenómeno cultural no es tanto el producto en sí como los memes”.

Ver esta publicación en Instagram

Domingo de gramos

Una publicación compartida de MEME LORD 🌐 (@trapgame.edits) el

Seguir los memes, seguir la actualidad

Cuentas de Instagram como La mafia del edit, Queens del edit, Trapgame edits y El príncipe del edit reúnen a decenas de miles de seguidores y cuentan, a su manera, lo que ocurre en la música urbana, ya sean piques entre músicos o simplemente fotos y montajes.

Los artistas del género son muy conscientes de que esta es una forma habitual de comunicación con sus fans. El propio C. Tangana escogió su Minitangana favorito, por ejemplo, y Rosalía (a quien Castro dedica un buen puñado de páginas en su ensayo), ha retuiteado en ocasiones los memes que llevan por título “La Rosalía”, en los que sale alguien (o algo) en pose flamenca.

En una entrevista publicada en la web especializada en música Beat Burguer,  el autor de una de estas cuentas decía lo siguiente sobre C. Tangana: “A veces pienso que sube cada foto para que le hagan memes… Estrategia de marketing o simplemente coincidencia”.

Castro está de acuerdo y opina que el cantante es consciente de cómo sus seguidores usan y siguen los memes, y él adopta a menudo este lenguaje. No solo en redes sociales, sino también en su música e imagen. El filósofo lo califica de “artista político interactivo”, ya que “encarna modelos de vicio que luego el público tiene que denunciar, frente al típico rapero político que denuncia el mal como algo externo a sí mismo”.

En el libro añade que los temas de Tangana están “incompletos sin el linchamiento de las redes sociales”, como cuando en una entrevista con la Cadena Ser se negó a calificarse de machista o feminista y optó por la provocación: “Yo soy transexual”, dijo.

Esta apropiación de los memes también se vio en la respuesta a Burlaos (2015), de Dudu y CharfleX (LFAM Madrid), la canción que “memetizó definitivamente el trap en España”, según cuenta Castro en su libro. En parte, por la sorpresa que muchos se llevaron al ver que Dudu, Eduardo García, no era otro que Josemi, el niño de Aquí no hay quien viva (a su vez, fuente de memes). Castro destaca cómo la ironía con la que se recibió su vídeo en YouTube fue respondida en la entrevista en Vodafone Yu con la metaironía de los propios LFAM, que se rieron de los memes que se hacían sobre ellos.

Pero para Castro, “el meme del trap con mayúscula” es <3. Este símbolo, el emoticono del corazón, ha ido cambiando de significado dentro del trap dependiendo de quién lo usara y cuál fuera su público.

Castro pone tres ejemplos de artistas que le han dado usos diferentes a este emoticono: “Cecilio G. lo utiliza para burlarse de Yung Beef y sobre todo de la roña que tiene entre los dientes -explica Castro-; para Pimp Flaco y Kinder Bueno es un símbolo de amor, y  El Coleta lo usa para referirse a la película del cine quinqui El pico y, por tanto, a la heroína (<3 se puede leer “pico 3”). Los memes se replican, recontextualizan y cobran así nuevos significados.

El triunfo de la cultura participativa

Castro apunta que cuando habla de trap y memes no solo se refiere a chistes en redes sociales, sino al concepto más amplio acuñado por Richard Dawkins, que se aplica a cualquier unidad de transmisión cultural que permite que las ideas se propaguen por imitación. Un meme sería uno de los montajes satíricos que vemos en Twitter, un uso del término que al propio Dawkins le parece correcto, y también “los libros, los trucos de skate, y la universidad, que es una institución memética…”.

Castro cita a Henry Jenkins, profesor de comunicación y periodismo en la Universidad del Sur de California, y su concepto de cultura participativa. Seguimos una serie, por ejemplo, pero también la comentamos en Twitter, leemos resúmenes en foros, usamos sus imágenes como memes e incluso algunos escriben fanfiction imaginando nuevas historias para sus personajes favoritos. Castro apunta que en su opinión hay productos culturales, “como Juego de Tronos, que son casi más interesantes por todo el ambiente que rodea a la serie que por la propia producción audiovisual en sí”.

La memetización es así una forma de seguir la actualidad: las elecciones, el nuevo disco de Rosalía, los piques entre Yung Beef y Cecilio G. o entre C. Tangana y Los chikos del maíz... O incluso el propio libro de Castro, que cuenta que él aparece también en memes, a menudo como villano.

“Estamos en un contexto de especialización cultural y artística, y nadie puede estar puesto en todo lo que sucede a su alrededor, por lo que necesita de pequeños esquemas de comprensión del mundo, pequeños estereotipos, pequeños prejuicios. Los memes simplifican una realidad y la convierten en algo comprensible”. Son resúmenes a menudo humorísticos, píldoras que nos ayudan a entender e interpretar la actualidad.

Velaske, ¿qué es el trap?

En su libro, Castro apunta que “el primer tema de trap en España fue un meme”. Se refiere a Bertín Osborne, de Swaggerao (2011), que reúne los elementos que han definido al género en nuestro país, incluyendo el autotune y “la traslación a la cultura ibérica de los referentes lumpen y gangsta estadounidenses”, con versos como “tengo swag para todas las que quieran, poppin gazpacho, salmorejo, lo que quieras, bro”.

La frontera entre música, parodia y meme es en ocasiones difusa. En su libro, Castro dedica un buen puñado de páginas a Lory Money, pseudónimo del senegalés Dara Dia, cuyas parodias publicadas en YouTube desde 2011 le han llevado a dar charlas Ted y hacer anuncios para empresas como Wallapop o Worten.

Aunque es más fácil verlo como un cómico que como un músico, Castro destaca sus letras ingeniosas con abundantes referencias irónicas a la situación política y económica. El autor asegura que Lory Money es, junto a Kaixo y El Coleta, uno de los tres músicos urbanos que tiene una línea política más marcada, en su caso en lo que se refiere a la inmigración.

Los memes también ayudan a entender el género. Castro dedica un capítulo a preguntarse qué es el trap, sobre todo por el hecho de que muchos artistas rechazan la etiqueta y se niegan a dar una definición. C. Tangana, por ejemplo, lleva años diciendo que lo suyo es pop. Y el propio Castro acaba optando por hablar en su ensayo de música urbana.

En cambio, las cuentas de memes y las parodias no tienen tanto problema con usar el término. Por ejemplo, Velaske, yo soi guapa? (2017), vídeo de Christian Flores publicado en Playground, que lleva como subtítulo "Las meninas trap mix". Igual que las canciones de Lory Money y al contrario que Burlaos, este tema nace ya como parodia y sin pretensión de seriedad. El vídeo recoge algunos de los elementos típicos del género, como los ritmos y las rimas en apariencia cutres, para exagerarlos y reutilizarlos al servicio del humor, con una letra en la que hay crítica social entre las faltas de ortografía.

Al final, y después de todas las disquisiciones sobre la categoría, puede que el trap sea la música sobre la que se hacen memes de trap. Como apunta Castro, “la categoría del trap ha sobrevivido a los intentos de destrucción por parte de los artistas gracias a los memes”.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne