“Estamos muy quemados con YouTube”: 30 minutos con Wismichu

Hablamos con Ismael Prego de la industria cárnica, el fandom, su primera película y el futuro de las plataformas de vídeo

  • Comentar
  • Imprimir

Wismichu cuenta que en su primer año en YouTube apenas consiguió mil suscriptores. Por aquel entonces, entre 2012 y 2013, vivía en Fuenlabrada, en un piso compartido, y estudiaba en la Universidad Rey Juan Carlos. "Subía vídeo cada tres o cuatro días", recuerda. Ahora, tiene más de 7 millones suscriptores y acude a la entrevista con Verne con su propio equipo de rodaje. Le acompaña su agente de Youplanet –productora de su Bocadillo, su primera película, que estrena en Sitges–, un técnico de sonido y un cámara. "Es por si luego preparamos algún vídeo sobre la gira de promoción", explica. Nos concede 30 minutos.

Ismael Prego es más conocido por el nombre que utiliza en YouTube, Wismichu. En esta plataforma cuenta con más de 7,7 millones de suscriptores es uno de los youtubers más conocidos de España, aunque esta no es su única ocupación. El gallego, de 25 años, realiza espectáculos por teatros, ha publicado un libro, un cómic guionizado por él y ha dirigido y protagonizado Bocadillo, y podrá verse por primera vez este 12 de octubre en el Festival de Cine Fantástico de Sitges.

Bocadillo, que todavía no tiene fecha de estreno más allá de su pase en Sitges, cuenta la "trata de la vida de varios creadores de contenido online, con situaciones autobiográficas y a la vez con toques de ficción", explica su director. Entre las referencias biográficas está el detonante de la trama: Prego, que es vegetariano, busca un bar en el que poder comerse un bocadillo que no lleve carne. "Me gustaría influir a mis seguidores en este tema, aunque yo no soy nadie aquí para andar diciendo a la gente no comas carne", cuenta. "Come carne si quieres, pero tienes que saber lo que hay detrás. A mí la carne me flipaba, pero cuando descubrí la barbarie que había detrás dije que no quería ser partícipe de eso". 

Prego empezó a interesarse por el vegetarianismo gracias a una vecina de su época de estudiante. "Era vegetariana y era muy amiga mía, de mi pareja y de todos mis colegas", cuenta. "Ella –Cris– nos introdujo un poco en ese mundo: nos enseñó como es la industria cárnica realmente, cómo se trata a los animales en esas granjas", recuerda.

Cartel de 'Bocadillo', la película de Ismael Prego

En la universidad, Prego conoció al ya fallecido José Carlos Sendín, un profesor al que el youtuber considera su mentor. "En un mundo donde todo esto [el mundo de YouTube] estaba naciendo y donde había un montón de prejuicios, él precisamente dijo esto es el futuro", recuerda el youtuber. "Me enseñó a mejorar mi forma de comunicar, de hablar delante de la cámara". 

Sin embargo, Prego no guarda buen recuerdo de su estancia en Madrid. Cuando su canal comenzó a popularizarse, sufrió el acoso de algunos de sus seguidores, que llegaban incluso a acudir a su domicilio. Debido al estrés, cuenta que incluso tuvo que recibir tratamiento psicológico. "La mayoría de los que empezamos en 2011 y 2012 no nos esperábamos que algo tan normal como salir a comprar una camiseta o una barra de pan sería un infierno depende de a qué horas", cuenta.

Finalmente, se mudó a Barcelona, donde afirma que no ha tenido más problemas y que incluso viaja en cercanías, aunque con trucos, como quedarse en el espacio reservado a las bicis. "También depende de la hora", cuenta.

El futuro de YouTube

Prego es uno de los youtubers más críticos con YouTube: ha denunciado en numerosas publicaciones (tanto en su canal como en Twitter) la disminución de la monetización de los vídeos y el trato que se da desde la plataforma a los creadores. "Estamos todos quemadísimos de YouTube, pero no solo por el trato de la plataforma, sino todo lo que conlleva YouTube: el tema de los fans, la fama...".

Priego considera que su enfado no es solo por el dinero. "Es duro, no por la pasta, que de pasta seguimos bien y siguen entrando marcas externas, es duro porque te sientes rechazado por la propia plataforma para la que estás trabajando", cuenta.

Aun así, el youtuber no cree que el futuro sea, por el momento, una mudanza a otras plataformas como Twitch. "No es la misma ventana, no tiene un sistema de subida de vídeos", explica. "Todo el tema de la gente se está yendo a Twitch son memeces". Sin embargo, reconoce que, si Twitch habilitara la subida de vídeos (actualmente solo pueden hacerse emisiones en vivo) sí buscaría una forma de "premiar" a los suscriptores de esa plataforma.

Wismichu pertenece a la primera generación de creadores de contenido que se hicieron famosos por YouTube. A pesar de los cambios, cree que cualquiera puede actualmente alcanzar la popularidad que él y otros youtubers de su generación han conseguido. "Hay mucha gente a día de hoy que está empezando y tiene muchísimo talento. Y nos comen. Si quisiesen nos comerían a los que estamos". 

ACTUALIZACIÓN 13/10: Bocadillo se proyectó en Sitges, pero no es una película, sino un bucle de escenas muy parecidas. Puedes saber más sobre Bocadillo en este artículo.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Archivado en:

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne